Está usted en: Comunidad / Blogs / Nuestros invitados
Varios autores

Nuestros invitados

<<Volver al índice de blogs

Violencia machista

Publicado el 15/04/2017.

Las mujeres con discapacidad cada día nos vemos avocadas a soportar situaciones de violencia, algunas un poco visibles, como ha alertado la Fundación CERMI Mujeres (FCM). En su informe, advierte que en torno al 31% de mujeres con discapacidad ha sufrido algún tipo de violencia por parte de su pareja o ex pareja.

Sin embargo, hay otras situaciones que son invisibles pero que sufrimos gran parte de las mujeres y que se hacen enormes cuando, además de ser mujeres, tenemos alguna discapacidad.

Para situarnos en el contexto, cada vez más se empieza a usar por fin el término “violencia machista”, sustituyendo así a otros términos como “violencia de género, doméstica, laboral, etc.”, que no son términos incompatibles pero que, a mi modo de ver, siguen invisibilizando una realidad que es la base de la violencia.

Las mujeres con discapacidad nos encontramos “al día” en situaciones de violencia relacionadas con el sistema. Cuando una mujer con diversidad auditiva quiere denunciar alguna situación, necesita un intérprete, y cuando una mujer con movilidad reducida necesita salir del hogar, no puede, porque no hay pisos de acogida accesibles. En el caso de mujeres con alguna dependencia se vuelve aún más preocupante y la denuncia se hace del todo imposible si depende de su maltratador para asearse o vestirse. La esterilización forzosa o las críticas a ejercer la maternidad por libre decisión son algunos ejemplos más, entre muchos otros.

Estas situaciones que nos revela el informe están en la sociedad, integradas en un sistema que nos oprime. Es la situación de superioridad del hombre hacia la mujer y se llama machismo.

El término “violencia de género” se acuñó en la IV Conferencia sobre las Mujeres, celebrada en Pekín en 1995 y fue bien acogida. Han pasado ya 22 años y la realidad es que el término no ha visibilizado suficientemente el escenario de la violencia, que es la “superioridad” del hombre sobre la mujer.

Necesitamos a todas las mujeres y a todos los hombres, con o sin discapacidad, cimentados en formación, en lenguaje igualitario, en transformación y en diversidad, espacios muchas veces inaccesibles para las mujeres con discapacidad.

Es nuestra obligación instar a la sociedad a que acoja éste término, y su realidad asociada, para que acabemos entre todas con el miedo a hablar, a decidir y a sentir que el machismo es lo que nos oprime y que la VIOLENCIA MACHISTA nos está acechando a todas, y doblemente a las mujeres con discapacidad.

El informe de FCM que recoge gran parte de estas situaciones:

http://www.fundacioncermimujeres.es/noticias/la-fundacion-cermi-mujeres-alerta-de-que-el-31-por-ciento-de-las-mujeres-con-discapacidad
 

Artículo de Beli García, presidenta de ASPAYM MÁLAGA