Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Los mejores ejercicios para combatir el estreñimiento

Si a estas alturas de la película sigues necesitando argumentos sólidos para abandonar de una vez por todas el sedentarismo aquí va uno de peso: hacer deporte es una de las formas más naturales y sencillas de combatir el estreñimiento. Es más, no hacerlo es uno de los factores de riesgo que más inciden en el desarrollo de este problema.

Detente a pensarlo durante unos minutos. Tiene su lógica. Al mover las piernas, todo nuestro cuerpo se activa... por fuera y por dentro. Movernos hace que ayudemos a nuestro organismo a que la comida se digiera con más facilidad, circulando por nuestro sistema digestivo con más ligereza.

"Diversos estudios científicos han descrito la existencia de diferentes tipos de beneficios asociados a la actividad física, tanto a nivel fisiológico, psicológico y social. Dentro de estos efectos benefactores desde el punto de vista fisiológico, encontramos que la práctica de actividad física favorece el tránsito intestinal y regula los hábitos de evacuación, previniendo la astricción", explica Beatriz Crespo Ruiz, doctora en Rendimiento Deportivo y fundadora de Freedom and Flow Company.

Existen diferentes tipos de estreñimiento. Crespo Ruiz señala que uno de los más comunes es el denominado obstructivo: "Producido por la disfunción o disinergia del suelo pélvico, es el resultado de alteraciones en los mecanismos de la defecación, según se señala en la investigación realizada por Anthony Lembo al respecto".

Fortalecer la zona implicada con ejercicios específicos podría mejorar esta patología siempre y cuando se realicen utilizando el método adecuado. Y es que, en este caso, los abdominales de toda la vida -conocidos técnicamente como crunchs- pueden incluso provocar el efecto contrario al deseado: "Al hacer este tipo de movimientos, las presiones se ejercen de dentro para fuera, con lo que podemos desplazar el suelo pélvico", explica esta doctora en Rendimiento Deportivo.

TÉCNICA HIPOPRESIVA

¿Cuál sería la mejor opción para devolver el tono a ese corsé natural que ciñe nuestro torso? "Lo más recomendable es utilizar la técnica hipopresiva", asegura. Con ella, se logra trabajar "la musculatura abdominal más interna, ejerciendo presiones hacia dentro y consiguiendo una recolocación estructural". De esta forma, se favorece "tanto el trabajo de suelo pélvico como de la zona abdominal, ayudando en mayor medida al tránsito intestinal, la digestión y, por consiguiente, a la defecación".

Creado a finales de los 80 por Marcel Caufriez, un doctor en Fisioterapia nacido en Bélgica y especializado en la reeducación uro-ginecológica y sexual, el método hipopresivo permite tonificar de una manera efectiva y sencilla la musculatura profunda de la zona abdominal, desde el suelo pélvico hasta las costillas.

Para el estreñimiento de tipo obstructivo, Beatriz Crespo Ruiz subraya también la importancia de enseñar a los pacientes "a relajar el suelo pélvico durante el pujo y coordinar esta relajación con maniobras abdominales que favorezcan la deposición puede llegar a tener un porcentaje de éxito de cerca del 70%, tal y como concluye Steve Heymen en su estudio 'Biofeedback Treatment of Constipation'".

EJERCICIO AERÓBICO

Junto a una labor de tonificación específica de la zona, los expertos aconsejan la incorporación a nuestro día a día de acciones que impliquen un mayor consumo de oxígeno para su realización. Hacer algún tipo de ejercicio aeróbico de forma habitual es, según informes de la Clínica Mayo (Estados Unidos), un arma poderosa para mejorar nuestro estado de salud.

Y el American College de Medicina Deportiva también pone de relieve la importancia de dedicar, al menos, 30 minutos al día a hacer cualquier actividad que requiera un trabajo intenso a nivel cardiovascular, por ejemplo, una caminata a paso ligero. Al acelerar la respiración y el ritmo cardiaco, logramos estimular a los músculos de nuestros intestinos para que cumplan con su misión de forma más rápida y eficiente.

"Se recomienda siempre hacer algún tipo de ejercicio aeróbico, ya que acelera el metabolismo, llevando consigo un mayor movimiento intestinal, lo cual facilitará la digestión y ayudará a eliminar los residuos del organismo". Correr, montar en bicicleta o nadar son los mejores laxantes naturales jamás ideados porque "nos ayudarán a ir mejor al baño".

Eso sí, es fundamental dejar pasar al menos una hora entre la comida y la realización de cualquier actividad física intensa. Y es que, durante ese tiempo, nuestro organismo necesita estar centrado en enviar toda la sangre que necesitan los músculos del sistema digestivo para cumplir con su función, informa el diario "El Mundo".