Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Pautas de prevención a todas las edades para minimizar estas cifras

Cada 3 segundos se produce una fractura causada por la osteoporosis

Cada tres segundos se produce una fractura causada por osteoporosis en el mundo, lo que representa casi 9 millones de fracturas anuales debidas a esta enfermedad y cuyo riesgo de padecerlas se incrementa exponencialmente con la edad, según los datos de la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF en sus siglas en inglés).

«En España, mientras que entre los 50 y los 60 años el 9% de las mujeres padecen osteoporosis, una vez cumplidos los 70 años este porcentaje de riesgo aumenta hasta el 40%. Además, el riesgo en una mujer de más 50 años de padecer una fractura a lo largo de su vida puede alcanzar hasta un 30-40%».

Así lo indica Manuel Díaz-Curiel, presidente a la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO) con motivo de la presentación del Día Mundial de la Osteoporosis, que se celebra hoy 20 de octubre. «Teniendo en cuenta que la población de nuestro país está cada vez más envejecida, es necesario implantar pautas de prevención a todas las edades para intentar minimizar estas cifras».

Cerca de 3 millones de personas sufren osteoporosis en nuestro país y se estima que 15 de cada 1.000 mujeres y 5 de cada 1.000 varones tendrán una fractura ósea por esta causa a lo largo de su vida. «Se trata de una enfermedad con un alto impacto no sólo económico, sino también social y, sobre todo, personal», apunta Xavier Nogués, presidente de la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM). «A día de hoy, el coste medio de cada fractura de cadera se sitúa en unos 6.500 euros, teniendo en cuenta sólo la hospitalización, sin contabilizar la rehabilitación ni los días de convalecencia».

Sin embargo, «es difícil conocer el alcance global de la osteoporosis, pues tan sólo se conocen con exactitud los datos referentes a la fractura de cadera, ya que es la única que requiere hospitalización», continúa. «Debemos añadir también los costes de las otras fracturas osteoporóticas más comunes: las vertebrales, que tienen el inconveniente de que sólo presentan síntomas en un 30%, y las de muñeca, que en su gran mayoría son atendidas de forma ambulatoria».

En lo que se refiere a la Unión Europea, el coste de las fracturas osteoporóticas asciende a más de 37.000 millones de euros cada año, y las previsiones indican que se producirá un incremento del 25% para 2025.

Tal y como subrayan los datos de la IOF, teniendo en cuenta el progresivo envejecimiento de la población y que ésta es cada vez más urbana, la incidencia de la fractura de cadera aumentará un 240% en mujeres y un 310% en 2050. Además, estas fracturas incrementan el nivel de dependencia de quienes las sufren: el 40% es incapaz de caminar de manera independiente, y el 60% necesita ayuda un año más tarde.

Después de los 70

«Estos datos manifiestan la necesidad de fomentar la prevención -primero de la osteoporosis, y posteriormente de la fractura- a todas las edades, haciendo especial hincapié en aquellos grupos donde el riesgo de fractura es mayor, como a partir de los 70 años, así como incidir en la importancia que tiene seguir de forma continuada los tratamientos», incide Díaz Curiel.

Según indican los datos de la encuesta sociológica ‘Porque la vida no se rompe a los 70’, el 38% de las mujeres españolas con más de 70 años manifiesta tener alguna enfermedad ósea (osteoporosis y artrosis principalmente), todo ello a pesar de que más de la mitad consideran que su estado global de salud es bueno.

Esta encuesta se enmarca dentro de la campaña ‘70 y más: pro-mujeres sin fractura’, promovida por FHOEMO y la Asociación Española Contra la Osteoporosis (AECOS) y cuyo objetivo es concienciar a las mujeres de esta edad de la importancia de prevenir una fractura, y animarlas a iniciar un diálogo con su médico para conocer cuáles son las mejores opciones de tratamiento, si éste fuera necesario.

Por último, para la presidenta de AECOS, este llamamiento a la prevención de la fractura debería extenderse a los 365 días del año y no sólo el Día Mundial de la Osteoporosis. «La prevención, tanto de la enfermedad como de sus consecuencias, es una labor del día a día, porque es la única forma de concienciar al máximo posible, lo que esta enfermedad supone para quienes la padecen y para las personas que están a su alrededor».