Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Prevención ante la llegada del verano

Juegos acuáticos que acaban en graves lesiones de médula

Existe un gran desconocimiento de los riesgos que suponen los saltos de cabeza, o sumergirse en el agua de forma inadecuada, "a pesar de ser la principal causa de la lesión medular", tal y como ha señalado el jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos de Torrecárdenas (UCI), Andrés Ruiz, quien ha cifrado en ocho casos, los que ingresan en cuidados intensivos cada año en temporada estival.

"La imprudencia puede traer consecuencias fatales derivadas de las zambullidas y de este tipo de saltos de cabeza al medio acuático que afectan a nivel cervical. Estas lesiones pueden producir parálisis inmediata y ahogamiento, tetraplejias completas e incompletas, hemiplejias, o lesiones en la cabeza que conllevan problemas cerebrales, entre otros", ha subrayado. Las lesiones se producen por el impacto de la cabeza contra el fondo u otros objetos y también por el impacto con la superficie del agua a gran velocidad al lanzarse desde una altura.

El doctor Ruiz ha insistido en la prevención y concienciación, coincidiendo con la llegada del buen tiempo y el inicio de los primeros chapuzones. "Es muy importante insistir en las consecuencias que pueden tener este tipo de prácticas acuáticas". "En el mejor de los casos, los pacientes que sufren una lesión medular como consecuencia de una mala caída en el mar, quedan en silla de ruedas, tetrapléjicos e incluso muchos de ellos fallecen".

Un estudio de las lesiones causadas por inmersión en jóvenes (de la European Child Safety Alliance, Eurosade) demostró que el 44% de las lesiones medulares graves se produjeron en la primera visita a una piscina, y el 28% en la primera inmersión, no habiendo indicadores de la profundidad en el 87% de las piscinas. En las piscinas europeas se producen todos los años unas 236.000 lesiones.

La mayoría de los afectados son niños y jóvenes; aproximadamente el 15% de los accidentes ocurridos en piscinas en Europa se producen por saltar desde el borde de la piscina, informa "elalmeria.es".

Por otra parte, en caso de que se produzca un accidente, y ante la necesidad de la recogida y manipulación de la víctima, es muy importante inmovilizar el cuello, evitar movimientos de la columna y avisar a un profesional para que realice el traslado. No se debe transportar al lesionado en un vehículo utilitario.