Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Identificado en poco más de un año un síndrome similar a la poliomelitis en cinco niños

Hallan una misteriosa enfermedad parecida a la polio en California

Un equipo de investigadores ha identificado en poco más de un año un síndrome similar a la poliomelitis en cinco niños de California. Así lo confirman en un estudio que se acaba de presentar en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología que se están celebrando estos días en Filadelfia (EEUU).

"Aunque el virus de la polio ha sido erradicado de la mayor parte del mundo, otros virus pueden dañar también la médula espinal, lo que lleva a un síndrome similar a la polio", según señala en el informe uno de los autores, Keith Van Haren, científico de la Universidad de Stanford (Palo Alto, California) y miembro de la Academia Americana de Neurología (San Francisco).

Como relata el documento, en la última década, nuevas cepas del enterovirus se han asociado a deformaciones parecidas a las producidas por la polio en entre niños de Asia y Australia. Ahora, estos cinco casos de California remarcan la posibilidad de que esté emergiendo también en California un síndrome infeccioso parecido a la polio en California.

La polio es una enfermedad contagiosa que puede causar parálisis. En los años '50, EEUU sufrió una epidemia de polio que acabó con la introducción de la vacuna.

Van Haren señala que él y el resto de los médicos de su equipo habían encontrado varios casos en sus centros médicos y decidieron buscar casos similares en California. Revisaron todas las historias de niños con síntomas parecidos a los que la poliomelitis produce desde agosto de 2012 hasta julio de 2013. Se seleccionaron aquellas en las que los niños tenían parálisis que afectaban a uno o más miembros de su cuerpo y con anomalías en la médula espinal que pudieran explicar dicha parálisis. No se incluyeron a los niños que respondían a otros síndromes que causan sintomatología similar, como el síndrome de Guillain-Barre (parálisis ascendente con alteración sensitiva).

Los cinco niños que al final observaron tenían afectadas por parálisis uno o los dos brazos o una o las dos piernas. Les ocurrió de forma repentina y la gravedad alcanzó su punto máximo a los dos días de haberse iniciado la infección. Tres de ellos tuvieron patología respiratoria antes de que los síntomas dieran la cara y, además, todos estaban vacunados contra el virus de la polio.

Los médicos trataron a estos niños, pero sus síntomas no mejoraron. De hecho, a los seis meses, la movilidad de sus miembros continuaba siendo escasa. Los análisis de dos niños dieron positivo para enterovirus-68, un virus poco común asociado a síntomas similares a los de la polio. En los otros tres, ni se identifió la causa.

"Nuestros hallazgos tienen importantes implicaciones para la vigilancia de enfermedades, pruebas y tratamiento", remarca Van Haren. "Nos gustaría hacer hincapié en este síndrome que parece ser muy, muy raro [...] Cuando los padres vean síntomas de parálisis en sus hijos deben inmediatamente a que los examine un médico", apostilla.