Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Recomiendan zumo de naranja o de limón y el consumo de melón

Citrato para combatir los cálculos renales

Los cálculos renales, conocidos como “piedras”, son consecuencia de una enfermedad denominada litiasis renal. Esta enfermedad, similar a la hipertensión o la diabetes, no tiene cura, y los médicos debemos controlar sus síntomas y sus complicaciones.

La enfermedad litiasica se caracteriza por la formación de cristales de oxalato, calcio y ácido úrico en la orina, en una condición especial denominada hipersaturación de orina, según la cual la orina de los formadores de piedras se encuentra muy concentrada en estas sustancias, las cuales al acumularse, se organizan y crecen, formando los cálculos.

Existen ciertas sustancias que evitan la formación de cálculos, estas sustancias se conocen como inhibidores de la formación de cálculos. Uno de estos inhibidores es el citrato, una molécula que en cantidades adecuadas en la orina puede prevenir la formación o el crecimiento de los cálculos renales.

El citrato actúa como un potente inhibidor de la cristalización de calcio y oxalato, además de variar la acidez de la orina (ph urinario). Al alterar la concentración de cristales y la acidez urinaria, disminuye la formación de cálculos en la orina.

El tratamiento con citrato ha sido aprobado por organismos internacionales como la FDA, el organismo de control de medicamentos de Norte América. La ventaja es que esta sustancia puede ser consumida en forma natural, siendo los frutos como el limón, la naranja o el melón, de gran aporte de citrato.

Adicionalmente también contamos en el medio con suplementos alimenticios específicos para el tratamiento de cálculos. Nosotros recomendamos el consumo diario de jugo de naranja o de limón, y de 2 a 3 porciones de melón, informa "La Tarde".