Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Estudio de la Universidad de Oxford (Reino Unido)

La falta de luz solar incrementa el riesgo de esclerosis múltiple

Investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, aseguran que una mayor sensibilidad a determinados virus, unida a una baja exposición a la luz solar, puede hacer que aumente el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple.

Según explican los descubridores de esta correlación, en un artículo que publica en su último número la revista "Neurology", ya era conocido que la prevalencia de esta enfermedad neurodegenerativa es mayor en aquellos países más alejados del Ecuador, aunque por el momento no se conocían las causas de esta relación.

En Reino Unido, por ejemplo, se observa que la esclerosis múltiple es más común en el norte que en el sur. De hecho, según recuerdan los investigadores, en Escocia hay unos 10.500 afectados por esta enfermedad, siendo la región con la tasa de prevalencia más alta de todo el mundo.

Sin embargo, ahora han descubierto que esto puede estar relacionado con el hecho de que la falta de luz solar afecte al organismo a la hora de responder a determinadas infecciones, como la del virus de Epstein-Barr.

En concreto, la investigación se centró en analizar los ingresos hospitalarios de Inglaterra entre 1998 y 2005, entre los cuales se identificaron 56.681 casos de esclerosis múltiple y 14.621 casos de fiebre glandular, causada por el virus de Epstein-Barr.

Con sólo el análisis de la luz solar se podría explicar el 61% de la variación en el número de casos de esclerosis múltiple a través de Inglaterra. Sin embargo, cuando se combinan los efectos de los rayos solares y la fiebre glandular, se podría explicar hasta el 72% de la variación en los casos entre norte y sur. 

Según ha reconocido el autor del estudio, el doctor George Ebers, en declaraciones a la BBC recogidas por Europa Press, "es posible que la deficiencia de vitamina D pueda permitir una exposición anormal al virus de Epstein-Barr". La exposición a la luz solar incrementa los niveles de vitamina D en el organismo, mientras que estos se reducen cuando la exposición solar resulta insuficiente.

No obstante, según apunta Ebers, "se debe investigar más si el incremento de la exposición a los rayos solares o el uso de suplementos de vitamina D, junto a los posibles tratamientos o vacunas contra el virus de Epstein-Barr, podrían llevar a menos casos de esclerosis múltiple".