Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Mantener en todo momento la piel limpia, seca e hidratada

Entre un 20% y un 56% de la población hospitalizada padece úlceras por presión

Entre un 20 por ciento y un 56 por ciento de la población española hospitalizada o encamada padece úlceras por presión, según aseguran los expertos de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac).

Ante ello, es "fundamental" la prevención para evitar tanto la aparición, como la complicación de estas lesiones de la piel originadas por permanecer en una misma posición durante demasiado tiempo. Por esta razón, esta sociedad dedica una nueva ficha de su serie 'Recomendaciones Sefac a la Población', que está patrocinada por Urgo, a ofrecer consejos para prevenir este problema de salud.

Entre los consejos que enumeran los especialistas, destaca el de mantener en todo momento la piel "limpia, seca e hidratada". No obstante, también se apuesta porque los pacientes de dediquen a ejercitar las zonas de riesgo, que "son aquellas en las que la piel y los huesos están más próximos".

Con ello se pretende paliar este problema, que causa una falta de riego sanguíneo en la zona implicada, y que "provoca degeneración de la piel y puede afectar incluso al músculo y al hueso", sostienen. Además, representan "un gran problema socioeconómico", pues su aparición supone "un importante deterioro de la calidad de vida de los pacientes, una sobrecarga asistencial y aumento del gasto sanitario".

Ante esta situación, insisten en la relevancia "de la correcta movilización y el control postural de los pacientes", así como de controlar las zonas de mayor riesgo que son, fundamentalmente, "los tobillos, los talones y las caderas". Además, subrayan que se deben usar "almohadas y productos ortopédicos".

Otros aspectos a destacar son la prohibición de usar ropa ajustada y la necesidad de tener en cuenta que hay medicamentos que favorecen la existencia de este problema de salud, como "los fármacos con acción inmunosupresora, los sedantes, los corticoides y los citostáticos", explican.

Por último, señalan como población de riesgo a "los pacientes que padecen diabetes, colesterol alto, obesidad, hipertensión y problemas dermatológicos, de malnutrición o con incontinencia urinaria, además de las personas mayores con movilidad reducida".