Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Ocho claves para recuperar una dieta sana y un buen estado de ánimo

Puesta a punto después de las vacaciones

Con la llegada del buen tiempo todo el mundo comenzó su particular batalla para superar la «operación bikini». Pero después de todos esos esfuerzos, llegaron las vacaciones y dejamos de lado todos los buenos propósitos. Dijimos adiós al gimnasio y a la dieta y nos asentamos en los chiringuitos. Y ahora llegan las lamentaciones. Superar la llamada crisis post vacacional y pensar en volver a comer de forma saludable y en cuidar nuestro cuerpo se nos presenta como una gran cuesta arriba.

¿Qué podemos hacer para recuperar el cuerpo, el ritmo e incluso nuestro ánimo? El gurú de la dieta de moda, el doctor Dukan, nos proporciona algunos «trucos» muy fáciles de incorporar en cualquier rutina (y persona).

1. Mire hacia atrás y recuerde lo bien que lo hizo antes del verano.

Se sentía contento, orgulloso, ágil, saludable... Su esfuerzo tuvo muy buenos resultados y ahora puede volver a hacerlo. Lo fundamental es adaptar unas pautas sanas de alimentación a su rutina, y no dejar que una dieta esclavice su vida. Es el momento de confiar en uno mismo y prometerse constancia para sentirse bien.

2. Plantéese unos objetivos realistas.

En ocasiones pensamos que estar muy delgados es lo más aconsejable pero muchas veces es preferible tener un peso con el que nos sintamos bien y que nos resulte fácil mantener en función de nuestro ritmo de vida.

3. Incluya en su dieta alimentos saciantes.

Para que la sensación de hambre tarde más en llegar. Estos son: huevo duro, salvado de avena, queso blanco 0%, gambas, palitos de cangrejo, atún al natural, sardinas en conserva, sopa con trocitos de verduras...

4. Use condimentos paa aderezar los platos de forma sana.

Se pueden combinar de muchas maneras para dar sabor. Todos valen excepto la mostaza dulce y el ketchup (a no ser que sea sin azúcar). Las finas hierbas, todo tipo de especias, la mostaza de Dijon o «a l'ancienne», el vinagre (de Jerez, balsámico, aromatizado, etc.), la salsa de soja salada, los pepinillos, el ajo, la cebolla...

5. Prepara alimentos aptos para todos.

Si a su pareja le gusta (y puede) comer, y sus hijos devoran todo lo que hay encima de la mesa, asegúrese de que en el menú de todos se incluyen alimentos que usted pueda comer sin problema: salmón ahumado, pollo asado, pescado al horno... ¡Así, no se sentirá una paria en su propia mesa! Si ellos quieren darse un capricho, procure poner alimentos que no le gusten demasiado a usted para que la «envidia» y la tentación sean menores.

6. ¿Tiene que salir a comer en restaurantes?

Intente ser usted el que elija el lugar. Un asador siempre ofrece la posibilidad de pedir carne sin grasa. Los japoneses son también una muy buena opción ya que los sashimis y las brochetas de carne, pollo o salmón, sacian y están buenísimos (evite los makis y el sushi que están preparados con arroz). Otra posibilidad es pedir dos entradas en lugar de plato principal. Y olvídese del pan, el postre y las bebidas con azúcar. Si después de comer necesita algo dulce tómese uno o dos yogures 0% materia grasa. El té y el café con edulcorante también harán que se quite el «gusanillo» del dulce.

7. Beba agua.

Si es posible, dos ligros al día. Antes de cada comida beba dos vasos de agua y empezará con la sensación de no tener el estómago vacío. No solo le ayudará a limpiar el cuerpo por dentro y a sentirse un poco más saciada sino que, además, hidratará su piel a fondo.

8. Es más fácil intentar perder peso si se tiene apoyo.

Amigos, familia... tener todo el entorno «por la labor» es importante. Además, contar con la ayuda de un especialista que le asesore y al que pueda plantear sus dudas y confesar sus «tentaciones» es clave. Con el coaching online www.DietaDukan se puede compartir experiencias, recetas, consejos para saber cómo reaccionar ante una u otra circunstancia. Incluso puede calcular su «peso justo» y recibir gratuitamente un análisis personalizado.