Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Un estudio constata que son mayores los daños que los beneficios que ocasiona su consumo regular a personas sanas

La aspirina preventiva hace más mal que bien

El dicho popular de «una aspirina al día y al médico no acudiría» no parece tener confirmación científica. Todo lo contrario. Tomar una pequeña dosis de aspirina cada día no previene de un ataque cardiovascular a personas sanas.

Así lo revela un estudio dirigido por investigadores británicos de la Universidad de Londres y publicado en la revista especializada "Archives of Internal Medecine". El examen de los datos ofrecidos por 100.000 participantes en nuevos ensayos clínicos muestran una disminución de un 10% del riesgo de una enfermedad cardiovascular, sin conducir sin embargo a un descenso significativo de las muertes debidas a un infarto o a un cáncer.

Por el contrario, la toma regular de una aspirina en pequeñas dosis aumenta un 30% el riesgo de daños internos que pongan en peligro la vida del paciente.

El estudio concluye que para las personas con buena salud, sin una patología cardiaca detectada, tomar una aspirina entraña más riesgos que beneficios.

La aspirina, que previene la formación de coágulos, se administra a pacientes con enfermedad cardiovascular, como por ejemplo tras la colocación de un stent. Pero hay médicos que la prescribgen en pequeñas dosis de forma preventiva a pacientes sin patología conocida. A largo plazo, puede conducir a úlceras o a daños oculares.

«El efecto benéfico de la aspirina en la prevención de enfermedades cardiovasculares para personas que hayan tenido ataques o accidentes vasculares cerebrales es indiscutible», señala el doctor Rao Sehasai, de la Universidad de Londres-St George, que recomienda a estos pacientes a seguir el tratamiento.

«Pero los beneficios para las personas que no tienen estos problemas son mucho menores de lo que se creía, y un tratamiento con aspirina puede entrañar potenciales daños mayores », añade.

El estudio no ha encontrado pruebas de que la aspirina pueda prevenir las muertes por cáncer. Numerosos estudios precedentes publicados en "The Lancet" informaban de efectos protectores de la aspirina contra cánceres comunes como el de colon, próstata o pulmón.