Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Casi 5.500 personas cada día toman incorrectamente estos fármacos

Aumentan las muertes por el abuso injustificado de analgésicos

Estados Unidos tiene un nuevo frente abierto. Mientras que los datos sobre el consumo de drogas ilegales como la cocaína van bajando, ahora la 'guerra' se abre en una nueva dirección: el consumo incontrolado de analgésicos narcóticos que se despachan con receta.

Este es el panorama que se desprende de los últimos datos hechos públicos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, tras realizar una encuesta a nivel nacional. Las cifras no son buenas. Según dicho informe, las muertes causadas por el abuso de estos fármacos se ha triplicado en los últimos 10 años, lo que viene a suponer un promedio de cerca de 40 muertes al día. Es más, tomando como modelo 2008, en este año murieron casi 15.000 personas por esta causa, incluyendo la muerte del actor Heath Ledger.

A la sombra de estos resultados, las autoridades sanitarias no esconden su preocupación ante un consumo que consideran "ha llegado a niveles de epidemia", y es que la mala utilización de estos medicamentos es ya el problema de drogas con mayor crecimiento en EEUU: "Casi 5.500 personas cada día usan mal este tipo de analgésicos", asegura Pamela Hyde, miembro del Centro de Administración, abuso de sustancias y servicios de salud mental estadounidense.

Necesarios, pero altamente adictivos

Los analgésicos narcóticos pueden ser opiáceos o ser compuestos químicos sintéticos. Todos ellos tienen un gran potencial para aliviar fuertes dolores que otros analgésicos no pueden calmar. Sin embargo, sobre todo en el primer tipo de estos analgésicos, también son, según los especialistas, "altamente adictivos".

Así, la encuesta mostró que el consumo de medicamentos recetados es la segunda causa de abuso después de la marihuana y, en el caso de opiáceos recetados se ha observado que, de 1997 a 2007, el uso de miligramos por persona con prescripción aumentó de 74 miligramos a 369. Además, en el año 2000, las farmacias dispensaron 174 millones de recetas de estos fármacos que pasaron, en 2009, a 257 millones.

"Hay un problema de base con estos medicamentos", subraya el documento. "la sobredosis de calmantes de este tipo causan más muertes que la heroína y la cocaína combinadas, pero hay tratamientos contra el dolor, por ejemplo, en el caso del cáncer o para aquellos pacientes con trastornos de ansiedad a los que se les trata con benzodiazepinas, a los que no se les podría atender de otra manera", señala este informe.

En consecuencia, se exige un "equilibrio para garantizar el uso necesario y aconsejable de estos fármacos y desligarlo del abuso", señalan desde CDC. Por ello, y según ha anunciado la Administración estadounidense, el Plan de Prevención Nacional contra las drogas amplía su acción a este abuso en varias áreas como la educación o el seguimiento a este tipo de recetas con mucho más cuidado, en un intento por concienciar de los riesgos ante tanto abuso.