Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Contiene antioxidantes capaces de incrementar la orina, lo que permite reducir el riesgo de adquirir cálculos renales

Zumo para cálculos renales: apio, zanahoria, piña y limón

Los cálculos renales se producen cuando los minerales y las sales del cuerpo se cristalizan en los riñones y crean una especie de ‘piedra’ que afecta el tracto urinario. La deshidratación es un factor importante al que se le atribuye la causa de esta enfermedad, pues los líquidos del organismo se mueven con menos velocidad, lo que ocasiona un aumento de las sales y por consiguiente, su adhesión a las paredes de los riñones.

Ingredientes:

2 tallos de apio
2 rodajas de piña
2 zanahorias
1 limón

Preparación:

Quítale la piel al apio, corta la piña en trozos y ralla la zanahoria.
Extrae el zumo del limón y adiciónalo a la licuadora junto a los demás ingredientes.
Bate muy bien hasta que se mezclen por completo.
Sirve y listo.

Propiedades:

Apio: contiene potasio y sodio, lo que convierten este alimento en un buen diurético. Es capaz de alcalinizar la sangre y depurar el organismo, eliminado el ácido úrico que genera tanta molestia. La vitamina C y el ácido fólico que se encuentran en su interior es un excelente aliado para normalizar la menstruación y reducir los síntomas de la menopausia.

Piña: es 85% agua, lo que la hace baja en calorías; además, contiene vitamina A, C y B1. Es antidiarréica y depurativa, pues funciona como un diurético natural. Esta fruta es antiinflamatoria y es útil para casos de tendinitis y afecciones reumáticas.

Zanahoria: es recomendada para aumentar la vitalidad, ya que este vegetal es rico en fósforo. Además, es buena para la digestión y elimina el estreñimiento. Es diurético, por eso funciona para expulsar las toxinas del cuerpo por vía urinaria. También contribuye a reducir los signos de la anemia generada por una mala nutrición.

Limón: contiene vitamina C en abundancia, eso hace que refuerce las defensas del cuerpo y se eviten enfermedades. Además, alivia enfermedades como el catarro, la amigdalitis y pulmonías. El consumo de este fruto ayuda en casos de intoxicación gastrointestinal.