Está usted en: Divulgación sanitaria -> Tratamientos

Terapia que arroja buenos resultados

Células madre para tratar úlceras por presión

Biología Celular de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) aplica esta novedosa técnica. Desde hace un mes, dos parapléjicos son tratados exitosamente con ese método. Hay una lista de espera de ocho pacientes. Las curaciones son gratuitas.

Con la aplicación de células madre, extraídas de la medula ósea del propio paciente, científicos de la Unidad de Biología Celular de la UMSA curan graves úlceras en dos parapléjicos. Otros ocho están en lista de espera para acceder al tratamiento gratuito.

El procedimiento es sencillo y fácil de aplicar, aunque requiere de cierta tecnología con la que ya cuenta la casa de estudios superiores de La Paz, explicó el docente e investigador de la Unidad de Biología Celular de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) Ricardo Amaru.

Hace un mes, dos pacientes parapléjicos, aquejados por escaras producto de la inmovilidad, son tratados con este método. Actualmente son controlados por un equipo de profesionales de la universidad.

“Los resultados se conocerán después de 40 días de curación. Los pacientes no tendrán cicatrices y ni siquiera les quedará un rasguño de la curación”, resaltó el también oncohematólogo.

Uno de los pacientes beneficiados, interno en el Hospital de Clínicas, contó que tras quedar parapléjico por un accidente desarrolló escaras del tamaño del fondo de un vaso en los gluteos.

“Estaba afligido porque las heridas avanzaban. Ahora después del tratamiento me siento con muchas ganas de vivir, porque la herida se va cerrando”, dijo.

Amaru afirmó que el tratamiento va dirigido especialmente a personas parapléjicas, porque son ellas las que mayormente sufren escaras. Sin embargo, las células madre también podrán ayudar a los enfermos de diabetes que, por la enfermedad, padecen de úlceras en los pies.

El científico resaltó que no hay edad para recibir el tratamiento. La única condición es que el paciente tenga una úlcera que no pueda ser curada con cirugía ni con otro método médico.

Procedimiento

El científico de la Unidad de Biología Celular explicó que las células madre se extraen de la medula ósea, “es decir, la fábrica de sangre”, de la misma persona que será intervenida.

“Se hace una aspiración con un equipo especializado y para ello se requiere una intervención con anestesia local, que demora cerca de una hora”, relató.

La cantidad de sangre extraída de la medula es llevada al laboratorio, donde se la somete a un tratamiento especial para aislar las células madre. Una vez extraídas, las células “vivas” son congeladas. Cuando sean descongeladas, estarán listas para su uso médico.

Amaru explicó que después de este proceso, las células se colocan sobre la herida limpia del paciente para que puedan “regenerar” los daños del cuerpo.

“Para sanar los glúteos afectados por escaras, las células madre se convierten en músculos y también en grasa; después regenerarán la piel. El procedimiento no deja ninguna mancha ni cicatriz”, explicó el científico. La curación, que no requiere anestesia, se realiza gratis a personas de bajos recursos.

Se extraen de 4 partes del cuerpo

Las células madre se pueden extraer de cuatro partes del cuerpo, explicó el docente e investigador de la Unidad de Biología Celular de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) Ricardo Amaru.

“El tema de las células madre ha estado en el tapete científico desde hace una década, discutiéndose incluso de un punto de vista bioético. Y es que pueden venir a partir de embriones, pero también se extraen de la medula ósea, del cordón umbilical y de los dientes”, informó.

El uso de los embriones como fuente para las células madre provocó un debate mundial. Algunas posiciones alertaron que el procedimiento podría provocar hasta interrupciones de vida con fines comerciales. Por eso, muchos profesionales se abstuvieron de trabajar en ese ámbito.

La fuente de extracción de células madre que no causó discusión fue la medula ósea. Por ello, los investigadores de Biología Celular de la UMSA trabajan en ella desde 2009.