Está usted en: Divulgación sanitaria -> Tratamientos

La administración de estos miroorganismos podría ayudar a los pacientes a meter en vereda a comunidades microbianas desequilibradas

Una pastilla rellena de bacterias vivas

Los aficionados al yogur ya saben que no todas las bacterias son malas. Lo que quizá no sepan es que algunas bacterias son tan importantes que es posible que algún día luchemos contra las enfermedades armados con pastillas llenas de bacterias en vez de química.

Seres Health espera desarrollar la primera pastilla rellena de bacterias para tratar enfermedades asociadas con desequilibrios de los microbios dentro del cuerpo humano. La empresa se lanzó el mes pasado con 10,5 millones de dólares (unos 7,7 millones de euros) en inversiones. Sus fundadores llevan dos años trabajando en la pastilla de bacterias y están probando ya un tratamiento candidato en pacientes.

Una mejor comprensión del microbioma (el conjunto de microbios que habitan en el cuerpo) ha llevado a toda una ola de empresas, desde start-up hasta las grandes empresas farmacéuticas, a centrarse en las bacterias como nuevo punto de interés. Algunas compañías planean desarrollar fármacos para restablecer el orden en el microbioma de los enfermos, pero Seres es una de las pocas que planea usar bacterias vivas para hacer ese mismo trabajo.

En los últimos años, estudios a gran escala hechos por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y otros países han demostrado que el cuerpo humano sano alberga unas 10.000 especies de microbios, lo que supera a las células humanas en una proporción de 10 a 1 (ver "Los investigadores catalogan tu zoo microbiano"). Al mismo tiempo, las investigaciones médicas han demostrado que el microbioma afecta a la salud y que el intercambio de bacterias puede curar las infecciones gastrointestinales y, potencialmente, tratar enfermedades como la inflamación y la obesidad (ver "Trasplante de microbios del intestino para tratar enfermedades").Se ha demostrado, incluso, que las bacterias pueden ofrecer protección contra la diabetes en ratones (ver "Trasplante de microbios intestinales para proteger a ratones contra la diabetes").

"Ahora es cuando la gente empieza a valorar el importante papel que cumple [el microbioma] en nuestra vida, salud y enfermedad", afirma el director ejecutivo de Seres, David Berry, uno de los innovadores menor de 35 de MIT Technology Review en 2007.

La empresa examinará las diferencias entre el microbioma de pacientes sanos y el de aquellos con una enfermedad concreta, explica Berry. Esa comparación requiere más información que una simple lista del "quién es quién" de los microbios que habitan el intestino humano. Seres Health usa análisis moleculares para comprender cómo interactúan unos con otros los miembros de un microbioma, y con el cuerpo humano.

Incluso entre dos personas sanas puede haber mucha variación en las especies exactas de microbios que poseen, pero hay mucha coherencia en qué tipos y patrones de genes se encienden y apagan si se tiene en cuenta todo el sistema del microbioma, explica Berry. Así que a la hora de pensar en cómo equilibrar un microbioma enfermo, los investigadores de Seres Health buscarán qué papeles funcionales de los microorganismos están en desequilibrio e intentarán restaurar el equilibrio administrando microbios capaces de producir o regular esas funciones.

Si tiene éxito, Seres Health podría crear un nuevo tipo de medicina. "No hablamos de entidades químicas fabricadas en cubas", afirma el cofundador de Seres y socio del fondo de capital riesgo Flagship Ventures Noubar Afeyan, que ha invertido en Seres. "Hablamos de organismos vivos que colonizan el intestino humano de forma natural".

Aunque la empresa no ha descrito en detalle la cantidad de tipos de bacterias que planea incluir en sus tratamientos, Berry afirma que la compañía intentará que la cifra no sea muy alta.

El tratamiento será más avanzado que los trasplantes fecales, que implican el intercambio de muestras fecales diluidas de una persona sana a un paciente enfermo. Este tipo de trasplantes han conseguido curar a pacientes que sufrían de Clostridium difficile, una infección gastrointestinal que mata a unos 14.000 estadounidenses al año.

Las infecciones por C. difficile suelen darse después de que un paciente reciba un tratamiento con antibióticos por otra enfermedad. Sin embargo, mientras que los trasplantes fecales han ayudado a los pacientes, los médicos no saben qué bacterias hay en el microbioma trasplantado, y algunos temen que un microbio peligroso pudiera administrarse junto con los beneficiosos. Las pastillas de Seres Health contendrán colecciones de bacterias reproducibles y controladas.

La compañía ya está probando un tratamiento en pastillas con bacterias vivas para los enfermos con C. difficile. "Sabemos qué organismos estamos añadiendo", sostiene Berry. "Los producimos de forma apropiada para la fabricación de medicamentos, lo que permite su reproducción", explica. La empresa también está desarrollando tratamientos basados en los microbios para dos enfermedades inflamatorias y metabólicas, que son dolencias menos evidentes, pero asociadas un desequilibrio en los microbios intestinales.