Está usted en: Divulgación sanitaria -> Tratamientos

El exceso o el mal uso de los antibióticos ha alimentado un incremento de las infecciones resistentes

Antibióticos de último recurso pierden capacidad contra superbacterias

Europa afronta una creciente amenaza de superbacterias que son resistentes a una clase de antibióticos potentes, utilizados como último recurso y conocidos como carbapenémicos, según el organismo de supervisión de enfermedades de la Unión Europea (UE).

Se trata de la última de una serie de advertencias sobre la resistencia a los antibióticos por parte de autoridades sanitarias de todo el mundo, que temen que en el futuro las infecciones simples puedan no responder al tratamiento médico.

El exceso o el mal uso de los antibióticos ha alimentado un incremento de las infecciones resistentes a los medicamentos y los expertos están particularmente alarmados con las bacterias que no pueden eliminarse con carbapenémicos, el tipo de antibióticos más potentes.

La proporción de infecciones resistentes a los antibióticos carbapenémicos se ha incrementado abruptamente en los últimos cuatro años -particularmente en el sur de Europa- y prácticamente todos los países han registrado casos, según el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés).

Los casos más graves implican infecciones del flujo sanguíneo, pero las bacterias resistentes a los medicamentos pueden causar más frecuentemente problemas graves en las vías respiratorias y urinarias.

Los datos del ECDC mostraron que la proporción de infecciones de la sangre debido a la 'Klebsiella pneumoniae', causa común de enfermedad en pacientes hospitalarios resistentes al tratamiento con antibióticos carbapenémicos, estaba por encima del 5 por ciento en 2012 en cinco países: Grecia, Chipre, Italia, Rumania y Eslovaquia.

En 2009, sólo Grecia y Chipre superaban ese umbral.

Y el ECDC dijo que una nueva preocupación era el surgimiento de la bacteria resistente a los carbapenémicos 'Acinetobacter', que ahora representa más del 25 por ciento de las infecciones en ocho de 18 países de los que se han estudiado datos.

"Los carbapenémicos son los antibióticos de último recurso, así que la situación es realmente preocupante", dijo el director del ECDC, Marc Sprenger.

"Desde 2009, se ha vuelto cada vez más común que los hospitales tengan que enfrentarse con pacientes en tratamiento que tienen infecciones resistentes a los carbapenémicos, lo que significa a menudo que se usan medicamentos viejos y tóxicos", agregó.

Además de la necesidad de un uso más prudente de los antibióticos existentes -incluida una mayor concienciación entre la ciudadanía de que no pueden matar virus sino sólo infecciones bacterianas-, las autoridades dijeron que tenía que haber más investigación sobre nuevos tipos de antibióticos.