Está usted en: Divulgación sanitaria -> Tratamientos

La médula espinal es un órgano de vital importancia que permite establecer un vínculo entre el exterior y el sistema nervioso central

Conoce la médula espinal en 4 puntos sencillos

La información transmitida por el sistema nervioso se vale de millones de conexiones neuronales inteligentemente establecidas con el fin de interpretar señales y generar acciones de la manera más eficiente posible.

Para ello, existen muchos órganos que sirven como vínculo y medio de transporte para las millones de neuronas que deben seguir una vía específica.

La médula espinal cumple con la función de ser un sitio de integración entre las señales provenientes del exterior con aquellas que nacen desde el sistema nervioso central, siendo un órgano con una estructura anatómica muy particular, cuya lesión produce síntomas graves y muchas veces irreversibles.

Es sobre las principales características de este órgano sobre lo que hablaremos a continuación.

1. ¿CUÁL ES LA SITUACIÓN ANATÓMICA DE LA MÉDULA ESPINAL?

Este órgano se encuentra alojado dentro de la columna vertebral, un esqueleto óseo que se extiende de manera longitudinal en la región posterior del cuerpo.

A pesar de ser un órgano continuo, se puede hablar de partes de la médula espinal ya que se subdivide con fines académicos en 31 segmentos torácicos, lumbares, sacros y coccígeos, en estricta relación con las distintas porciones de la columna.

Cada uno de los segmentos medulares poseen nervios que entran y salen de dicha estructura.

Específicamente, de la porción anterior de la médula salen nervios que se distribuyen por todo el cuerpo, mientras que por la porción posterior penetran nervios que provienen del exterior.

Dada su importancia, la médula espinal tiene varios sistemas de protección, además de la columna vertebral antes mencionada.

Entre ellos se encuentran las meninges (un grupo de tres capas muy finas que recubren el sistema nervioso) y el líquido cefalorraquídeo (principalmente contenido entre las meninges y que también aportan cierta protección).

2. ¿CUÁL ES SU IMPORTANCIA?

Este órgano es vital para todas las funciones corporales. De hecho, la ausencia de dicha estructura no es compatible con la vida.

Entre otras funciones, todo parece indicar que la importancia principal radica en que la médula espinal sirve como puente entre la información que viaja desde y hacia el sistema nervioso central.

Toda información sensitiva captada por receptores periféricos (tanto en la superficie del cuerpo como en las distintas vísceras) es enviada al encéfalo a través de la médula espinal.

De igual manera, toda aquella orden o información originada en los centros superiores (por ejemplo, la corteza cerebral) debe viajar a través de esta estructura para que, a través de múltiples neuronas que establecen una densa red de conexiones, pueda ejercer alguna acción en un órgano efector.

3. ¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES TRASTORNOS DE LA MÉDULA ESPINAL?

Una de las principales causas de morbimortalidad asociada al daño de este órgano son los traumatismos (producidos por agentes externos) o las compresiones (producidas generalmente por el daño de la columna vertebral o de lesiones ocupantes de espacio como los tumores). También existen infecciones que provocan trastornos diversos.

4. ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LAS LESIONES EN LA MÉDULA ESPINAL?

Toda lesión causa invariablemente trastornos motores y/o sensitivos, ya que el daño esencial se produce en las neuronas que transportan esa información.

Por ejemplo, la destrucción total de cualquier segmento causará la pérdida total de sensibilidad y motricidad de todos los elementos corporales inervados por debajo del sitio de la lesión, ya que la información no puede ascender o descender por dicha vía.

Muchas de las funciones viscerales pueden perderse, ya que la médula espinal también aloja neuronas correspondientes al sistema nervioso autónomo. Por ello, la incontinencia urinaria y fecal es común, aunque su aparición depende del sitio y la extensión de la lesión.