Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

La comunidad médica busca que el Seguro Popular cubra todos los gastos de este padecimiento

Piden mayor atención en la enfermedad vascular cerebral

La enfermedad vascular cerebral (EVC) no es un padecimiento “mediático” como el dengue, chikungunya, zika o influenza, por lo que no se voltea a verla como se requiere.

Sin embargo, alrededor de seis mil personas llegan a padecerla en el Área Metropolitana de Guadalajara y muere una tercera parte, es decir, dos mil personas cada año.

Es importante hacerla visible y demostrar que se trata de una enfermedad de urgente atención, pues cada caso representa un gasto de aproximadamente un millón de pesos para el sector salud en un año, al sumar gastos de hospitalización, estudios diagnósticos, honorarios del personal de salud, días de terapia intensiva, medicamentos, rehabilitación, pensión y secuelas, advierte el neurólogo del Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, José Luis Ruiz Sandoval.

“Se tiene la idea de que la enfermedad vascular ocurre al viejito, al abuelito, y no se sabe la estadística; pero si decimos que en México ocurren 150 mil casos cada año y 50 mil mueren, ya tiene cierto impacto. Si decimos que juntamos las muertes por dengue, por zika, por chikungunya, por ébola e influenza y no se comparan con las 50 mil muertes de EVC, entonces obtiene otras dimensiones”.

La EVC tiene dos tipos: la hemorrágica, que es cuando una arteria se rompe, la gente le denomina derrame y ocurre en una tercera parte de los casos; y la isquémica, cuando una arteria se tapa y comúnmente se le llama embolia, con el 70% de los casos.

Los seguros de gastos médicos cubren una parte de la EVC, pero existen casos en los que tan sólo en la fase aguda del episodio se gastan miles de pesos.

Actualmente esta enfermedad no está en la lista de padecimientos que cubre el programa de Gastos Catastróficos del Seguro Popular, por lo que la comunidad médica del país, asociaciones civiles y consejos de neurología se unieron para pedir que se integre cuanto antes esta enfermedad que ocupa el primer lugar en discapacidad y la segunda causa de muerte en México.

El tema ya está en el Congreso de la Unión para su estudio, lo que representaría un paso importante para México, pues en otros países de Latinoamérica ya se cuenta con una cobertura universal para estos pacientes.

La EVC es la primera causa de discapacidad y la tercera causa de muerte en México, según datos de la Secretaría de Salud federal.

CLAVES

Diferentes tipos de padecimiento

Isquémico

Cuando una de las arterias del cerebro se colapsa y evita por un momento que llegue el aporte de oxígeno al cerebro. Se puede tratar con medicamentos o la misma arteria puede retornar a su forma, por lo que puede considerarse más benévolo.

Hemorrágico

La arteria se rompe o se tapa, lo que conlleva a un proceso hemorrágico dentro del cerebro. Dependiendo del daño producido se determina si se requiere hacer una cirugía. Este es el tipo más grave, pues depende mucho de la extensión de la hemorragia.

Cruciales, primeras horas tras presentar síntomas

La denominada “hora dorada”, el tiempo que marca la diferencia entre la vida y la muerte de una persona, desde el momento en que tiene el padecimiento o accidente y la atención médica, es más crucial en la enfermedad vascular cerebral (EVC)

A diferencia de otras enfermedades, la EVC brinda un poco más de tiempo, pero para que tenga éxito, se debe contar con todo un proceso en el que se involucra todo el sector salud pero también la población, para poder reconocer los datos de alerta.

Se tienen que reconocer los síntomas de manera inmediata por parte del paciente y los familiares; y se debe pedir una ambulancia. Los médicos de urgencias deben pensar en EVC al momento de recibir a la persona, se debe hacer una evaluación y solicitar estudios y, de comprobar que se trata de la enfermedad, otorgar el medicamento.

Todo esto debe hacerse en las primeras cuatro horas desde que se inició con algún síntoma, advierte el neurólogo del Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, José Luis Ruiz Sandoval.

“Si todo se da en tiempo y forma, se reduce la posibilidad de una discapacidad en 30% a 35%, ésa es la diferencia entre que una persona sobreviva a una enfermedad vascular cerebral, ande caminando y después sea manejado de manera ambulatoria, o bien, que se quede en una silla de ruedas”.

Cada año, en el Antiguo Hospital Civil se atienden a cerca de 150 pacientes con EVC. Sin embargo, sólo con cinco o seis personas se logra dar el tratamiento en la fase aguda.

Es común que la gente crea que los síntomas como el entumecimiento de alguna parte del cuerpo, incapacidad repentina para comunicarse, dolor de cabeza súbito o pérdida de conciencia se deben a otra cosa, y el paciente llega tarde a ser visto por un médico.

“Es importante que se piense en EVC, que se corra al hospital y que las instituciones tengan la capacidad de reacción”.

ATENCIÓN

Plan estratégico

El pasado mes de noviembre, la Asociación Mexicana de Enfermedad Vascular Cerebral presentó el Plan Estratégico para la Atención de la Enfermedad Vascular Cerebral en el primer nivel de atención, el cual también incluye lanzar una campaña de prevención, información y capacitación a los médicos.

Este plan incluye un código de emergencia que activa al personal de cada hospital, tanto público como privado, para estar alertas al recibir un paciente con los síntomas de EVC, y así reducir riesgos de muerte y discapacidad.

LA CALIDAD DE VIDA PUEDE VERSE AFECTADA

El infarto cerebral requiere de un tratamiento inmediato, de la misma forma que el infarto agudo al miocardio. Sin embargo, el tejido cerebral es mucho más fino que el tejido muscular del corazón, por lo que se muere más pronto si no se atiende rápidamente, y provoca que la persona pierda capacidad de función.

La atención inmediata requiere que mediante un fármaco o trombolítico se desbarate el coágulo que tapó la arteria que se ve afectada, para establecer la irrigación y el flujo de sangre.

En países del primer mundo, el éxito en la atención temprana y en destruir el coágulo se da en apenas uno de cada 10 pacientes; en México se tiene una cifra aún más baja, por lo que hace falta más información, considera el presidente del Consejo Mexicano de Neurología, Ildefonso Rodríguez Leyva.

Se trata de no subestimar el problema, pues de eso depende que la calidad de vida del paciente sea buena o mala.

El paciente puede perder millones de neuronas en cada hora que una arteria del cerebro permanezca tapada, es por eso que representa la primera causa de discapacidad.

Una tarea fundamental en los hospitales es que todo el personal esté sensibilizado y capacitado para detectar la enfermedad vascular cerebral.

“Mientras más rápido hagamos una tomografía al paciente y empiece la administración del medicamento específico para romper el coágulo, vamos a lograr tener un éxito mayor”.

El médico considera que esta falta de atención temprana también se debe a que el sector salud está rebasado y la carga de trabajo es muy alta, lo que provoca que médicos o enfermeras no busquen mantenerse actualizados, algo importante para este y otros padecimientos.

Mayor atención en personas con hipertensión

La EVC es una de las complicaciones más severas de la hipertensión arterial, lo que hace primordial poner mayor atención en estos pacientes.

En Jalisco, cerca de 700 mil personas padecen hipertensión, pero no todas ellas saben que están enfermas. También hay otra parte que sí lo sabe pero no tiene un control adecuado de su enfermedad.

Se estima que hasta ocho de cada 10 casos de EVC se presentan en personas con hipertensión arterial.

El jefe del departamento de Medicina Preventiva de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Alberto Ocampo Chavarría, indica que los hábitos saludables como una alimentación equilibrada y baja en sodio, actividad física, así como el apego al tratamiento, es determinante para evitar la aparición de complicaciones como la EVC.

Esta enfermedad puede provocar una muerte prematura con la que se pierden hasta 15 años de vida de forma anticipada.

El funcionario reconoce que hace falta más difusión acerca de la EVC, para que la gente tenga una mayor conciencia de su salud.

GUÍA

Señales para acudir al hospital

Síntomas de la EVC

• La persona deja de mover un brazo o una pierna.
• Los ojos se desvían y no mantienen focalización.
• Hay incapacidad repentina para comunicarse.
• Se presenta dolor de cabeza súbito.
• Se tiene pérdida de conciencia sin razón aparente.
• Aparece vértigo o mareo.
• Se desvía la boca hacia un lado.
• Hay una caída repentina.

Formas de prevención

• Llevar una dieta balanceada.
• Manejar niveles óptimos de colesterol.
• No ser sedentario.
• No fumar.
• No abusar del alcohol.
• Evitar la obesidad.
• Control adecuado de la presión arterial.
• Si se tiene diabetes o hipertensión, poner más énfasis en los puntos anteriores, siempre estar vigilados por un médico y tener apego al tratamiento.
•En hijos de padres que hayan tenido infarto agudo al miocardio o EVC, tienen o tuvieron diabetes, hipertensión y otros problemas metabólicos, se debe tener mayor prevención y acudir al médico para detectar un factor genético de riesgo.

Estadísticas de la enfermedad

• La EVC es la primera causa de discapacidad así como la tercera causa de muerte en México.
• Ocurre mayormente en adultos a partir de los 45 años de edad, aunque las posibilidades de que ocurra se incrementa después de la sexta década de la vida.
• Se estima que casi cuatro de cada 10 mexicanos no reconoce los síntomas de la EVC y sólo cuatro de cada 10 acude a un servicio de urgencias para ser atendido en el momento crítico del cuadro.
• Si se deja de comer un gramo de sal en la dieta diaria, se evitan miles de eventos vasculares y muertes por esta causa.
• Los mexicanos consumen cerca de 11 gramos de sal, más del doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Fuente:http://www.informador.com.mx