Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Escuela de Medicina de la Universidad de Sao Paulo, en Brasil

Calculando las muertes derivadas de permanecer sentado demasiadas horas al día

El comportamiento sedentario, en particular el de permanecer sentados, se ha convertido recientemente en un tema de salud pública recurrente, y en uno de los principales hábitos que las autoridades sanitarias intentan cambiar en la sociedad. A medida que el trabajo y las actividades de recreo requieren una menor actividad física, aumentando con ello el tiempo que pasamos sentados, este incremento está empezando a hacer sentir sus efectos en nuestros cuerpos.

Un nuevo y polémico estudio indica que estar sentado durante más de tres horas al día es responsable del 3,8 por ciento de todas las muertes. Los autores de este estudio estiman asimismo que reducir el tiempo que permanecemos sentados hasta menos de tres horas por día incrementará la esperanza de vida en un promedio de 0,2 años.

Para poder valorar adecuadamente los efectos dañinos de estar sentado demasiado tiempo, el equipo de Leandro Rezende, del Departamento de Medicina Preventiva, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Sao Paulo, en Brasil, analizó cuestionarios de comportamiento de personas en 54 países de todas partes del mundo, y los emparejó con estadísticas de tamaño poblacional, tablas actuariales, y muertes en general.

Los investigadores encontraron que el tiempo que los sujetos de estudio pasaban sentados influía notablemente en la mortalidad por cualquier causa, suponiendo 433.000 (o el 3,8%) de todas las muertes acaecidas en los 54 países del estudio. También hallaron que estar sentado tenía un mayor impacto en las tasas de mortalidad en la región del Pacífico Occidental, seguida por los países europeos, del este del Mediterráneo, América y Sudeste Asiático, respectivamente.

Este tipo de información es crucial para evaluar el efecto que el tiempo que pasamos sentados tiene en nuestras vidas, especialmente a la luz de investigaciones recientes que muestran que hacerlo de forma prolongada está asociado con un mayor riesgo de muerte, sea cual sea el nivel de actividad. Los investigadores creen ahora que los períodos de actividad física moderada o vigorosa podrían no ser suficientes para deshacer los efectos perjudiciales de quedarse sentado mucho tiempo.

Fuente:http://noticiasdelaciencia.com