Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Costa Rica

CCSS emplea múltiples estrategias para rehabilitar a personas con discapacidad

El Centro Nacional de Rehabilitación (CENARE), ubicado en La Uruca, realiza diariamente una lucha para que los pacientes que son referidos a ese centro médico recobren su funcionalidad y puedan reincorporarse a la sociedad: actividades educativas, laborales, hogareñas o recreativas.

Con ese propósito, esa institución los reentrena mediante terapias físicas, ocupacionales, de lenguaje, recreativas,…a través de estimuladores eléctricos, microondas, piscina, tanque de Hubbard, tanques segmentarios, tanques de parafina, gradas en L, tanques de compresas calientes, barras paralelas, ultrasonidos, férulas, bolas terapéuticas, entre otras.

Según lo comentó la licenciada Carmen Flores, coordinadora del servicio de terapia del CENARE, solo el año pasado, se ofrecieron 72 218 terapias a pacientes externos y hospitalizados, es decir, un promedio diario de 200 pacientes. Con ese propósito, el CENARE cuenta con 21 terapeutas físicos, 5 ocupacionales, un terapista de lenguaje y seis asistentes de pacientes.

El CENARE dispone hasta de una casa totalmente equipada con su dormitorio, cocina, servicio sanitario y baño que le permite a los especialistas reentrenar a los pacientes que han perdido alguna función en actividades de la vida diaria.

Adicionalmente, el personal del CENARE recurre a otras estrategias de rehabilitación a fin de reincorporar a los pacientes a su núcleo social y sensibilizar a la sociedad sobre cómo se debe abordar a las personas con alguna necesidad de especial.

La máster Marjorie Araya Mondragón, jefa de Trabajo Social del CENARE, explicó que tienen diversos programas, entre ellos una de sensibilización a funcionarios de entidades públicas y privadas que consiste en qué hacer cuando tienen a una persona con discapacidad.

Para la realización de este programa cuentan con el apoyo de personas con discapacidad quienes brindan su testimonio sobre cómo se les debe tratar y apoyar durante las gestiones que realizan en las distintas entidades. Este programa se ha llevado al aeropuerto Juan Santamaría, a distintos centros médicos y muy pronto trabajarán con funcionarios del Patronato Nacional de la Infancia.

Otras de las estrategias que desarrollan están relacionadas con los pacientes hospitalizados que han tenido alguna disminución funcional es llevarlo a centros comerciales, centros recreativos, culturales, entre otros para demostrarles, tanto a ellos como a sus familiares, que puedan emprender una vida normal y desarrollar y participar en actividades sociales, laborales y recreativas.

Este modelo de trabajo, aplicado por el CENARE, se conoce como modelo biopsicosocial que empezó a implementarse desde el 2009 y cuyo propósito es la inclusión social de este tipo de población.

También se procura incorporar a estos procesos a la población con discapacidad. “Es un cambio paradigmático que está revelando que la rehabilitación va más allá de procesos de atención médica biologista”, dijo Araya Mondragón.

Fuente:costaricaon.com