Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Colombia

Hospital Militar a la vanguardia en tratamiento de enfermedades renales

La diabetes y la hipertensión tienen al 56 por ciento de los colombianos en riesgo de sufrir una enfermedad renal crónica. Así lo comprueban los estudios realizados en el 2012 por el Fondo Colombiano de Enfermedades de Alto Costo (FCEA) que para la fecha informó que más de 20 millones de colombianos padecían de estos síntomas que son los que más atentan contra la salud renal. Sin embargo, lo más preocupante es que según el análisis que prepara esa misma institución, en el 2013 la cifra continuó en aumento.

En Colombia, según cifras entregadas en el 2012 por el FCEA, del total de la población asegurada en Colombia (95,42% entre régimen contributivo y subsidiado) la ciudad con mayor número de pacientes reportados con enfermedad renal crónica fue Bogotá con un 21.09 por ciento, seguida por el departamento de Antioquia con un 17,1 por ciento y el Valle del Cauca con un 12,57 por ciento.

Según el mismo estudio, de las 763.918 personas con enfermedad renal en el país, un 40,1 por ciento atraviesa una etapa temprana, un 52,2 una etapa intermedia y un 7,5 por ciento presentan síntomas de enfermedad aguda renal.

Por esta razón, el pasado jueves el Hospital Militar Central (Homic) desarrolló su segunda jornada de previsión de la enfermedad en el Día Internacional del Riñón que se conmemora este mes. Se trató de una convocatoria gratuita para que todos sus afiliados se practicaran exámenes médicos, conocieran a tiempo futuros riesgos renales y se enteraran de los nuevos equipos médicos de tratamiento para soporte y diálisis renal que existen en la institución.

Este avance tecnológico para la salud se produjo gracias al convenio que existe entre el Homic y RTS Baxter, una multinacional experta en el manejo de pacientes que asisten a terapias de soporte renal con equipos tecnológicos y capaces de evaluar sistemáticamente los signos vitales del paciente, controlar su estado general y elegir las mejores condiciones en que se realiza el tratamiento de diálisis.

“Hoy tenemos máquinas japonesas que permiten tener una alta seguridad en el paciente, pues cuando está en terapia puede presentar disminución en la tensión arterial y desorientación. Este equipo se encarga de hacer un monitoreo estricto para evitar que el paciente presente esos fenómenos”, explicó el doctor Jorge Enrique Echeverri, jefe del servicio de Nefrología del Homic que atiende a más de tres mil pacientes al año con enfermedad renal.

De igual forma, Echeverri reveló que la falla renal aguda es muy frecuente entre los colombianos, pues cerca del 20 por ciento de los pacientes de su unidad hacen compromiso renal agudo, un fenómeno que se repite en las demás unidades médicas del país. Por eso, las estrategias e intervenciones en el Homic están orientadas a evitar que siga avanzando la enfermedad y que en los casos donde hay compromisos severos se utilicen técnicas de vanguardia como se hace en Europa y Estados Unidos.

De hecho, la inversión en infraestructura y tecnología hasta el momento es cercana a los tres mil millones de pesos e incluye también una sala con equipos que hacen tratamiento de sustitución renal en pacientes críticos: máquinas que reemplazan las funciones del riñón limpiando la sangre continuamente, un servicio que se presta las 24 horas del día, todos los días de la semana. Otra inversión son los equipos de diálisis peritoneal que utiliza una capa interna del abdomen llamada peritoneo y que permite filtrar los desechos y elementos tóxicos de la sangre y suplir las funciones del riñón.

Según Echeverri, en el 2013, el FCEA, único organismo que evalúa el desempeño de las unidades renales en el país, hizo una clasificación y ubicó al Hospital Militar como una de las mejores unidades para el tratamiento de enfermos renales.

No obstante, la próxima adquisición del Homic será la tecnología tipo Plasma, un equipo de alta precisión para pacientes en cuidado intensivo con inestabilidad hemodinámica, un proceso que permite la realización de terapias más seguras y eficientes y que podría llegar a finales del 2014.
Fuente: elespectador.com