Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Ha contado con la colaboración de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo

Enfermeras para el Mundo mejora los servicios sanitarios de más de 9.000 bolivianos

La ONG Enfermeras para el Mundo ha concluido con éxito su último proyecto, ‘Ixiamas Sana e Intercultural’, una labor de cooperación multidisciplinar de la que se han beneficiado más de 9.000 personas sin recursos de Ixiamas, una de las regiones más pobres de Bolivia.

Según indicó la organización este viernes, con el proyecto, que ha contado con la colaboración de su socio local Proinexa y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), se ha conseguido que las comunidades y las autoridades municipales fortalezcan su capacidad para dar respuesta de forma sostenible a las necesidades sanitarias, alimenticias y de lucha contra la violencia de género.

En cuanto al impulso de los servicios de salud de la región boliviana, las enfermeras destacaron la creación de siete comités locales de salud y un consejo social municipal, con los que han conseguido reforzar las capacidades de la estructura social del municipio según el modelo boliviano de Salud Familiar Comunitaria e Intercultural (Safci), que apuesta por la atención sin dicriminaciones y la gestión participativa de la salud.

Además, han trabajado para capacitar al personal sanitario de la localidad ampliando sus conocimientos en la elaboración artesanal de medicamentos y maternidad segura.

Otras de las actividades realizadas en el ámbito de la salud fueron la reparación de un centro sanitario, la ampliación de otro con la construcción de una sala de parto y la adecuación de un espacio comunitario como laboratorio artesanal de medicina tradicional.

A todos estos servicios se les ha dotado con equipamiento básico y tres barcas para la atención sanitaria y traslado de pacientes, dos motocicletas y siete botiquines escolares en zonas aisladas.

ALIMENTOS E IGUALDAD DE GÉNERO

En relación al ámbito alimentario, la ONG también implementó 273 huertas, 214 granjas familiares y seis centros agropecuarios demostrativos en escuelas, y estableció diez fondos de semillas y animales menores, consiguiendo así la autoproducción para las familias y el mercado municipal, y con ello la bajada de los precios.

Además, el personal del proyecto impartió formación en nutrición, transformación, preparación y conservación de alimentos e higiene en hogares y centros educativos.

Las enfermeras también fomentaron la igualdad de género en la región impartiendo talleres, enriqueciendo la estrategia de educación y comunicación con temas relacionados con los derechos humanos e incidiendo en la promoción de actitudes de cambio en los modelos de masculinidad y feminidad que favorecen la violencia y la desigualdad.

Fuente: diariosigloxxi.com