Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Chile

Pacientes del Hospital de Curepto reciben sesiones gratuitas de hipoterapia

La hipoterapia es una técnica de rehabilitación basada en el trabajo con caballos, a la que pocos pueden acceder por su alto costo. Sin embargo, un matrimonio de agricultores que aprendió la disciplina de terapeutas alemanes tras el accidente que sufrió uno de sus hijos, y decidió transmitir su experiencia en forma gratuita a pacientes del Hospital de Curepto. Se trata de una técnica que sirve para niños que sufren trastornos generalizados en el desarrollo, como síndrome de Aspeger, autismo, retraso mental, síndrome de Down, bebés prematuros y déficit atencional. El proyecto comenzó en enero y, actualmente, beneficia a siete niños, de entre 10 meses y 13 años, quienes acuden al Centro de Hipoterapia Joaquín Olea, ubicado frente a la playa de Iloca, todos los miércoles desde las 9.00 hasta la una de la tarde.
   La sicóloga del hospital, Leonor Reyes, explica que "la hipoterapia es una técnica de rehabilitación basada en los movimientos multidimensionales rítmicos y simétricos del caballo, los que son muy similares a los de los humanos. Esto permite que se mejoren el equilibrio y la postura, se fortalezcan los músculos, la coordinación del movimiento del tronco y las extremidades y estimula especialmente la sensorialidad táctil, visual y espacial".
   El sicólogo Daniel Méndez, gestor del proyecto, agrega: "Se hace un trabajo integral de los aspectos motores y sociales, lo que se ve reflejado en avances notorios en los pacientes, que son muy valorados por la familia".
   Verónica Núñez, madre de Felipe, de tres años, quien tiene síndrome de Down, cuenta que "nos ha servido mucho, porque antes Felipe era muy agresivo, en cambio, ahora es un niño tierno, sociable, está más atento, tranquilo y es capaz de obedecer instrucciones".
   Cada avance en los niños emociona tanto a las madres como al matrimonio de hipoterapeutas. Juan Pedro Olea y María Victoria Catalán dicen estar muy satisfechos con el trabajo que están realizando con los niños del hospital y recalcan que "hacer estas clases en forma gratuita es un compromiso que tenemos con Dios, en agradecimiento por toda la ayuda que recibimos en Chile y Alemania hacia nuestro hijo".
   Joaquín, su tercer hijo, quedó tetrapléjico tras un accidente en una piscina, a los 21 años. Estuvo en rehabilitación en Alemania, donde conoció a especialistas en hipoterapia, que viajaron a Chile a enseñarles esta disciplina a sus padres.    Actualmente, Joaquín vive en Alemania junto a su esposa y tres hijos. Puede sentarse, escribir y estudia arquitectura.   
   Sus padres, convencidos de los beneficios de los caballos, abrieron el centro ecuestre en Iloca, donde imparten clases de monta, amansa y cabalgatas pagadas. Excepto, las sesiones de hipoterapia. Esas son gratis.