Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Reconoció el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia

En México se subvalora el registro de discapacitados: Derechos Humanos

"La cuantificación de las personas con discapacidad en el Distrito Federal, al igual que en todo México, está subvalorada", reconoció el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (IMDHD).

Las cifras del censo de 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) revelaron que había 483 mil 45 personas con discapacidad, tan sólo en el Distrito Federal (DF), es decir, 5.46 por ciento de la población total capitalina.

"A pesar del incremento en las cifras, éstas están muy alejadas de las estimaciones de la OMS) para 2010, que eran del 15 por ciento de la población a nivel mundial", explicó.

Lo anterior fue revelado en el proyecto educativo "Diagnóstico sobre el cumplimiento de líneas prioritarias de acción del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal en materia del derecho a la salud de las personas con discapacidad", el cual estuvo coordinado por Brenda Montes Betancourt, titular del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia.

El proyecto fue apoyado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), a través del "Programa de Fomento a Iniciativas Ciudadanas en Materia de Educación y Promoción de los Derechos Humanos en el Distrito Federal 2012".

Detalló que en la Ciudad de México las barreras culturales, de comunicación y sociales, la falta de accesibilidad al entorno físico, vías públicas y construcciones, en el transporte y en las áreas que propician la convivencia, limitan de forma aguda la participación y presencia de las personas con discapacidad.

El Instituto recordó que el Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal (PDHDF) cuenta con dos mil 241 líneas de acción, de las cuales 113 corresponden a los derechos de las personas con discapacidad.

Por ello, agregó, el objetivo del proyecto fue realizar un diagnóstico sobre la implementación de líneas prioritarias del citado, destacando la forma en que es implementado por las principales instituciones públicas del Distrito Federal, generando propuestas para su mejor implementación. Como lo ha señalado la CDHDF, explicó, en la ciudad, al igual que en todo el país, históricamente la desigualdad y la exclusión han sido y son los ejes centrales de la relación de las personas con discapacidad con el poder político, económico, social, mediático, religioso y cultural, del cual no participan sino en casos excepcionales que confirman la regla.

Apuntó que el Diagnóstico de Derechos Humanos del Distrito Federal (DDHDF) reconoció como primera problemática la falta de datos confiables sobre las personas con discapacidad en México, y por ende, en el Distrito Federal, lo que se ha traducido en subregistro debido a la invisibilización de dicha problemática.

Aunado a lo anterior, insistió, en la ciudad prevalece una perspectiva médicoasistencialista que puede deducirse de la falta de mecanismos de exigibilidad de derechos, y las políticas públicas destinadas a este sector de la población, lo cual produce discriminación y exclusión.

Dentro de las 113 líneas estratégicas de acción del PDHDF en materia de discapacidad, consideró urgente la necesidad de enfocarse al derecho a la salud de este grupo, debido a que como ha señalado el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC), la salud es un derecho humano fundamental e indispensable para el ejercicio de los demás derechos.

"Como lo señaló la OMS, la necesidad no satisfecha de servicios de rehabilitación puede tener malas consecuencias para las personas con discapacidad, como el deterioro del estado general de salud, limitaciones en las actividades, restricciones para la participación y peor calidad de vida", subrayó.

Recalcó que el Preámbulo de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad señaló en su inciso "q", que las mujeres y niñas con discapacidad suelen estar expuestas a un riesgo mayor, dentro y fuera del hogar, de violencia, lesiones o abuso, abandono o trato negligente, malos tratos o explotación

Fuente:oem.com.mx