Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Montevideo, Uruguay

Cuando el no hacer deporte es una verdadera discapacidad

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) –a través del Programa Nacional de Discapacidad (Pronadis)– y la Intendencia de Montevideo (IM), organizaron el encuentro denominado Deporte y Discapacidad, que es producto del trabajo articulado de la Coordinadora Montevideana de Discapacidad y Deporte, que también integra el Ministerio de Turismo y Deporte (Minturd).

La apertura del evento, que tuvo lugar en las instalaciones del Hotel Escuela Kolping, incluyó la participación del subsecretario de Desarrollo Social, Lauro Meléndez y la titular de Pronadis, María José Bagnato, entre otras autoridades. En la oportunidad, los especialistas presentaron un “Modelo inclusivo de desarrollo deportivo para la discapacidad en Uruguay”.

Potenciarlas

Bagnato explicó que el desarrollo de la cultura, la actividad física, la recreación, el deporte y el turismo fue una de las prioridades de trabajo que se trazó en el programa en el último tiempo.

En este contexto, se decidió convocar a asociaciones de personas con discapacidad que trabajan en materia deportiva e incluso a los propios deportistas para “conocer una opinión nacional del tema y ver cómo se puede apoyar la promoción”.

“La práctica deportiva es diversa y escasa. Como en todas las áreas de inclusión de personas con discapacidad, muchas veces se generan instancias separadas o especiales y, si bien sabemos que es necesario que haya determinadas medidas para no generar iniquidades, nos parece que el deporte es un área muy importante para desarrollar en la vida de las personas. La realidad está bastante compartimentada”, aseguró Bagnato, quien explicó que una de las propuestas implica que Pronadis comience a coordinar el tema, “no con el objetivo de dominar o colonizar las acciones que ya se hacen, sino para estar en red y poder potenciarlas”.

Objetivos

El profesor de Educación Física Sebastián Fernández –que está al frente de la coordinadora en representación de la intendencia capitalina– explicó que se procura comenzar a reunir información, actualmente dispersa en diferentes programas y propuestas de instituciones públicas y privadas, construir información que sea de fácil acceso para la población; generar un mapeo georreferencial para constatar en qué lugares están ubicadas las propuestas para estas personas y ver si son los más propicios o se deben relocalizar; optimizar los recursos dentro de una infraestructura, tanto de materiales como de recursos humanos y trabajar en la socialización de la información en cuanto a la importancia de la práctica de la actividad física, así como incrementar el intercambio con los distintos puntos del país y la región.

Coordinando los esfuerzos

La iniciativa de la coordinadora se originó como producto de la existencia de una superposición de acciones sin la adecuada coordinación. “Esto se inscribe dentro de una acción programática de mediano plazo que realiza el país a través de la acción del Ministerio de Turismo y Deporte en el Plan Nacional Integrado de Deportes, que es parte de esta iniciativa. Allí se define la creación de una mesa intersectorial de deporte y discapacidad, se define el proyecto de escuelas deportivas inclusivas y el incremento de la llegada de materiales adaptados para poder desarrollar el deporte.

Aspectos por mejorar

Sebastián Fernández también aludió a la necesidad de promover la accesibilidad a las actividades deportivas, que durante años estuvieron relegadas.

“Recién en los últimos años se vienen revalorizando estas necesidades. Hay un déficit en la accesibilidad a infraestructuras deportivas, tanto para las personas que quieran practicar deporte como las que deseen concurrir a espectáculos deportivos”, relató.

En cuanto a la formación de docentes, dijo que la demanda es superior a la capacidad técnica de los docentes preparados. Es necesario trabajar en la formación de profesionales especializados, incluso se piensa que es posible acreditar conocimiento a personas que tienen discapacidades, para que ellos mismos puedan actuar como responsables técnicos o docentes.

Oferta deportiva

En discapacidad motriz, el basquetbol es uno de los deportes colectivos que más se desarrolla. Recientemente se creó una Federación de Handball adaptado a silla de ruedas. También existe una experiencia en rugby.

Personas con discapacidad motriz y ceguera practican esgrima. La natación es un deporte que suelen desarrollar estos ciudadanos. A nivel comunitario se intenta introducir el deporte de bochas, desde una perspectiva lúdica, al igual que tenis de mesa y en cancha, musculación y atletismo, tanto en propuestas de calle (carreras abiertas) como competencias en pista.

Fuente: diariolarepublica.ne