Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Desde 2003, más de 60 brotes de poliomielitis se han producido en esta región

África Occidental en riesgo de nuevo brote de polio

África Occidental acaba recientemente de controlar un brote de poliomielitis que afectó a 12 países entre el 2009-2011, causó 281 casos y costó 94 millones de dólares. Pero la amenaza de un nuevo estallido se ha vuelto a hacer real. Junto con un grupo de países de África Central y “el cuerno” de África, África Occidental forma parte de lo que se conoce colectivamente como el "cinturón de importación de poliovirus”. Desde 2003, más de 60 brotes de poliomielitis se han producido en esta región, pero este año 2012, la amenaza de un nuevo brote multinacional se ha multiplicado debido a varios factores críticos:

En primer lugar, la transmisión de la polio se ha intensificado en el norte de Nigeria, desde donde históricamente se ha propagado a Níger, Malí y otros países de África Occidental. En segundo lugar, en toda la región se están produciendo grandes movimientos poblacionales, debido a la inseguridad en Malí, la crisis del Sahel y la llegada de la próxima temporada de lluvias - estos movimientos facilitan el transporte del virus en toda la región. Por último, la escasez de fondos ha obligado a la cancelación o reducción de las actividades de inmunización en 24 países de alto riesgo.

La clave para minimizar el riesgo y las consecuencias de un nuevo brote de polio es aumentar los niveles de inmunidad. Antes de la temporada de lluvias, entre el 29 de junio al 2 de julio, se llevaron a cabo campañas de vacunación en las zonas de muy alto riesgo de Níger, Malí, Burkina Faso y Guinea. Al mismo tiempo, la vacuna oral contra la polio (OPV) se está integrando en otras actividades de respuesta humanitaria. UNICEF está liderando parte de las actividades de respuesta integrada en toda la región del Sahel crisis y Malí. Junto con ACNUR, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), otras organizaciones de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales (ONG), las actividades se centran en aspectos de nutrición, salud (incluida la vacunación, el tratamiento de la neumonía y las enfermedades diarreicas, así como la distribución de la redes mosquiteras) y cambios de hábitos (la promoción de la higiene y el saneamiento, la alimentación del lactante y del niño pequeño, etc.) Las campañas de inmunización continúan teniendo lugar en los campos de refugiados de países limítrofes (entre ellos Malí, Mauritania y Burkina Faso) y en los campamentos de personas desplazadas en el interior de Malí. Además, los movimientos poblacionales están siendo “mapeados” y se están estableciendo centros de salud en los cruces claves fronterizos, sitios de reunión y zonas de difícil acceso.

Sin embargo, estas medidas, las mínimas necesarias, son oportunistas y es necesario un plan de acción multinacional sincronizado, cuyo mayor factor limitante ahora mismo es la falta de financiación. La Iniciativa para la Erradicación Mundial de la Poliomielitis (GPEI) sigue enfrentándose a una peligrosa brecha de financiación de 945 millones de dólares.

Fuente: vacunasaep.org