Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Argentina

Subió 47% el ingreso de niños especiales en escuelas comunes

Lograr que los niños con discapacidad se eduquen junto al resto de los chicos parecía un sueño hace solo un par de años. Hoy, gracias a una serie de medidas legislativas, este sueño -compartido por niños y padres- es una realidad. Se estima que entre 2007 y 2010 la matricula de niños con discapacidad en las escuelas creció un 47 por ciento. Otro dato también a tener en cuenta es el incremento que se dio en las escuelas especiales. En estos establecimientos las inscripciones crecieron un 7 por ciento. Este índice registra el interés por parte de los familiares de los niños discapacitados de lograr e impulsar su integración y recuperación.

El registro de lo que ocurre con la población discapacitada del país -que asciende a 5 millones de habitantes- fue realizado por la Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa (Diniece).

Pese a estas buenas noticias, pediatras y maestros advierten que muchas veces la integración que se desarrolla durante la educación inicial y primaria, cae cuando los chicos llegan al secundario. “El crecimiento de la matrícula escolar entre los estudiantes con discapacidad refleja una mayor conciencia social en cuanto al derecho que tienen todos los chicos a recibir una educación inclusiva”, afirmó Elena Duro, especialista en Educación de Unicef.

La especialista, sin embargo, hizo hincapié en lo que ocurre con el ingreso al secundario. “Aún quedan grandes desafíos por delante sobre todo en cuanto a la integración de los alumnos en el nivel secundario: las estadísticas marcan que sólo el 15% de los adolescentes y jóvenes que tiene algún tipo de discapacidad, está en una escuela común”, advirtió.

Las escuelas especiales

Los datos de la Diniece señalan que la matricula de las escuelas especiales también crece, un fenómeno atribuible entre una de sus causas, a la incorporación de chicos con multidiscapacidad que hasta hace poco no estaban escolarizados. Muchos de estos niños son recibidos en los Servicios de Atención Temprana que en algunas provincias, funcionan en el Sistema Educativo y facilitan el acceso a la escuela y a una mejor calidad de vida, a través de un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno.

Los especialistas de la Sociedad Argentina de Pediatría destacan que un alto índice de los niños que sufren discapacidades fueron bebés prematuros. El acompañamiento del médico a estos bebés es vital para evitar, o por lo menos reducir, los riesgos de una discapacidad. Sin embargo, un prematuro tiene grandes posibilidades de padecer algún tipo de discapacidad. El diagnóstico temprano y preciso y la posterior guía del pediatra -para evitar que los padres pierdan tiempo- harán que ese niño tenga un vida llena de oportunidades.

La importancia del pediatra

En el caso de los niños discapacitados, la tarea del pediatra como médico de cabecera es fundamental al momento de encarar la rehabilitación. “El pediatra es el médico de todos los niños, los que tienen una discapacidad y los que no la tienen”, indicó Ricardo Berridi, Secretario Científico del congreso de SAP y Fundasap, y explicó que muchas veces, los chicos con discapacidad son atendidos por distintos especialistas, pero carecen de un médico de cabecera que coordine las interconsultas y oficie de interlocutor con ellos y con sus padres.

“Hay muy poca formación en discapacidad en las carreras de medicina de grado y en la formación de posgrado”, lamentó Berridi y agregó que tanto en los hospitales como en las escuelas lo que se busca es una mirada integral e integradora hacia los chicos.

Los datos

La Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad, sean estas transitorias o permanentes, define a la discapacidad como la interacción entre la condición de salud de cada persona y su entorno, de las barreras que éste le presenta, y de los apoyos que encuentra para superarlas.

La Ley de Educación Nacional dice que la Educación Especial es una modalidad destinada a asegurar el derecho a la educación de las personas con discapacidades, temporales o permanentes, en todos los niveles del Sistema Educativo, en las problemáticas que no puedan ser abordadas por la educación común.

La Resolución Nº155 del Consejo Federal de Educación define la inclusión como la transformación de los sistemas educativos para responder a las diferentes necesidades de los alumnos. Esto implica que hay tiempos distintos, estrategias diferentes y recursos diversos para que el aprendizaje de todos los chicos sea exitoso.