Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Es una órtesis de brazo que ayuda a niños con muy poca resistencia residual para mover los brazos.

WREX exoesqueleto para niños con enfermedades neuromusculares

Los niños con enfermedades neuromusculares a menudo tienen dificultad para mover sus brazos y realizar las actividades de la vida diaria debido a la debilidad muscular. El desarrollo de este proyecto aborda estas preocupaciones, el exoesqueleto robótico de Wilmington (WREX) es una órtesis de brazo que ayuda a niños con muy poca resistencia residual para mover los brazos.

Emma Lavelle, es una niña de 4 años, sufre de artrogriposis múltiple congénita pero gracias al WREX, un exoesqueleto u ortesis pasiva puede jugar con sus amigos, la órtesis le permite sostener su brazo en alto, utiliza WREX desde que tenía 2 años.

Emma llama a su ortesis REXY, hasta el momento ha utilizado ya varios modelos distintos adaptados a su crecimiento y capacidades. En la escuela sus compañeros la llaman Emma’s Magic Arms (Emma brazos mágicos, y esto es lo que WREX ha sido para sus padres).
WREX, es un exoesqueleto para niños con enfermedades neuromusculares.

WREX (Wilmington Robotic Exosqueleton) está desarrollado para personas con distrofia muscular, atrofia espinal y atrogriposis que tengan más fuerza en músculos distales que proximales. La ortesis “elimina” el efecto de la fuerza de la gravedad sobre el brazo facilitando las actividades de la vida diaria.Toda la fuerza proviene del propio usuario, pero el exoesqueleto le da la sensación de que el brazo flota y le facilita poder levantarlo. Se puede montar sobre una silla de ruedas, o, en el caso de niños con atrogriposis que sí pueden caminar, adaptarlo a una especie de chaleco-arnés. Lo malo: cuesta 4000 $ dólares de Estados Unidos.

En este corto video, veremos cómo WREX ayuda a los niños con enfermedad neuromuscular a mover los brazos en un espacio 3-D para que sean capaces de realizar las actividades ordinarias de la vida diaria.