Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Capaz de inhibir el mecanismo degenerativo de los discos intervertebrales

Fármaco para combatir al mecanismo molecular culpable de los daños que conducen al dolor de espalda

Se ha identificado un importante mecanismo molecular responsable del dolor de la zona baja de la espalda y otros problemas vertebrales agudos, todos ellos promovidos por el envejecimiento y la degeneración de la columna vertebral.

Los autores del hallazgo también han desarrollado un fármaco experimental para inhibir este mecanismo degenerativo, mediante el bloqueo de su principal agente causante, el factor de transcripción conocido como NF-kB, y ya han probado el fármaco con éxito en ratones.

El equipo dirigido por Luigi Aurelio Nasto y Enrico Pola, de la Universidad Católica del Sagrado Corazón en Roma, Italia, ha comprobado además que concentraciones elevadas de NF-kB causan la degeneración de los discos intervertebrales (las estructuras anatómicas que separan las vértebras), un proceso degenerativo que no es raro que afecte incluso a veces a personas jóvenes, de poco más de treinta años, especialmente si adoptan un estilo de vida sedentario. En otras palabras, cuando el NF-kB actúa más de la cuenta en el cuerpo, activa una serie de reacciones de degradación que acaban por afectar a la estructura fisiológica de la columna vertebral.

Debido al envejecimiento, la obesidad y un estilo de vida sedentario, los discos intervertebrales experimentan un declive en su estado y función, lo cual conduce a la rigidez progresiva de la columna. La degeneración de los discos intervertebrales es responsable de síndromes tales como el del dolor crónico de la zona baja de la espalda o el del dolor de nuca, que afectan a una gran proporción de la población adulta.

El dolor de espalda y el de nuca figuran entre las causas principales de baja laboral y discapacidad en adultos.

El equipo de Nasto y Pola desarrolló un fármaco, el péptido NBD, que es capaz de inhibir de manera razonablemente selectiva la acción perniciosa del NF-kB.

El estudio ha sido realizado en colaboración con un equipo de investigación de la Universidad Pittsburg dirigido por Paul Robbins, James Kang y Nam Vo. Este equipo estadounidense ya ha puesto a prueba en ratones, con éxito, al péptido NBD. El fármaco ha logrado frenar el curso de la distrofia muscular en un modelo animal (el NF-kB también está involucrado en esta enfermedad). El péptido pronto será puesto a prueba en un ensayo clínico (fase I) para estudiar sus efectos terapéuticos sobre la Distrofia Muscular de Duchenne.

De acuerdo con Nasto y Pola, el péptido NBD podría utilizarse también para contrarrestar el envejecimiento de la columna vertebral. Estos investigadores esperan desarrollar otros inhibidores más selectivos de la NF-kB para refrenar la degeneración de los discos intervertebrales y curar el dolor de la zona baja de la espalda.

Fuente: noticiasdelaciencia.com