Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Una aspiradora de vacío controlada por micro-computadoras ayuda a prevenir el daño celular

Nuevo tratamiento para ayudar a pacientes con lesiones cerebrales traumáticas

Una tecnología que ha demostrado ser eficaz previniendo la muerte de células está siendo probada con éxito para ayudar con la recuperación de pacientes que sufren de lesiones cerebrales traumáticas. Según scienceblog.com, una aspiradora de vacío controlada por micro-computadoras es utilizada para ayudar a prevenir el daño celular causado por substancias tóxicas liberadas por células muertas alrededor de la zona lesionada.

¿Usar una aspiradora en el cerebro?

Cuando el cerebro sufre una lesión debido a un trauma, las células dañadas alrededor del área donde el impacto ocurrió mueren. Estas células muertas liberan substancias tóxicas que hacen que el cerebro se hinche, lo que a su vez restringe el flujo sanguíneo y por lo tanto el nivel de oxígeno en la sangre. Puesto que nuestro cuerpo (y todos sus órganos) dependen de un suministro saludable de oxígeno para su supervivencia, esta restricción de oxígeno causa la muerte y la descomposición de más células, lo que acaba afectando la función del cerebro. A menos que se haga algo para evitar que este ciclo se repita, la recuperación del paciente está en peligro.

Consecuentemente, los científicos de Wake Forest Baptist Medical Center se dieron cuenta de que si querían ayudar a sus pacientes a recuperarse, las sustancias nocivas que la descomposición de las células liberaba en el cuerpo tenian que ser eliminadas. Es así como se les ocurrió la idea de usar la presión de vacío generada por una aspiradora controlada por micro-ordenadores para eliminar los fluidos tóxicos liberados por estas células dañadas y así ayudar a acelerar la recuperación de sus pacientes.

Estudio pagado por el Departamento de Defensa

No nos sorprende que el estudio de 1.5 millones de dólares que permitió el desarrollo de esta nueva tecnología haya sido financiado por el Departamento de Defensa. Junto al Desorden de Estrés Post Traumático (PTSD, por sus siglas en Inglés), las lesiones cerebrales traumáticas han sido apodadas las lesiones típicas de nuestros soldados en Afganistán e Irak. Los soldados sufren estas lesiones a menudo debido a la frecuencia con que los insurgentes explotan sus AEIs (Artefactos Explosivos Improvisados) al costado de las carreteras según van pasando los convoyes con nuestras tropas. La onda expansiva de la bomba pasa a través del cráneo y hace que el cerebro rebote dentro del mismo, causando extensos daños. El proceso se repite cuando el cuerpo impacta partes del vehículo en el que el soldado está viajando (techo, tablero de instrumentos, columnas) o contra objetos como otros vehículos, paredes o la carretera, cuando el soldado es expulsado del vehículo. Por desgracia, algo muy similar sucede todos los días a la gente común en todo tipo de accidentes de vehículos de motor (es decir, accidentes automovilísticos, accidentes de motocicleta, accidentes con camiones comerciales como camiones trailer o de dieciocho ruedas). Y es en esos casos que podemos ayudar.