Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

México

Alumnos del Instituto Tecnológico de Celaya desarrollan un rehabilitador para ayudar a niños con espina bífida

Alumnos de la Maestría en Ciencias en Ingeniería Mecánica del Instituto Tecnológico de Celaya (ITC) desarrollan un rehabilitador con el que buscan ayudar a niños del CRIT Irapuato que padecen mielomeningocele -una malformación que les impide caminar-.

El proyecto en el que también participan docentes del ITC, es impulsado desde el 2010 y consiste en desarrollar un rehabilitador de extremidades inferiores para pacientes con mielomeningocele, especialmente para niños de 4 a 9 años que asisten al CRIT de Irapuato.

De acuerdo a Karla Camarillo, integrante del grupo de investigación del proyecto, éste surgió tras una visita al CRIT donde una doctora les presentaron a niños con mielomeningocele -malformación en la columna que se cree es producida por la falta de consumo de acido fólico durante el embarazo y que provoca rigidez en las articulaciones-. Los menores con este problema requieren terapia para enseñarlos a caminar.

Para ello, el CRIT adquirió un aparato de cerca de 8 millones de pesos que se llama dramaucocoma; mismo que es insuficiente para tratar a los más de 120 niños con este problema.

Ahora los maestros que visitaron el lugar buscan que el prototipo en el que trabajan, además de tratar los pies, ayude en el área de la cadera para facilitar a los menores caminar.

Karla Camarillo explicó que se adaptará a la pierna para hacer que el menor haga movimientos que lo motiven a caminar. Agregó que el proyecto está en proceso y que se planea implementarlo primero con los niños del CRIT de Irapuato y de ahí llevarlo a los demás centros.

“Buscamos hacer algo que se adaptará al estándar mexicano y que pudiera ser más accesible y se tengan más rehabilitadores para que los niños que padecen esa enfermedad puedan tener más horas de rehabilitación y puedan aprender más rápido a caminar y puedan ingresar a vidas normales”, consideró la investigadora.

Daniel Aguilar, otro de los investigadores, durante su maestría trabajó en este proyecto al crear, dijo, la prótesis de la pierna y ajustarla a las necesidades de los niños.

“Las personas que tienen una parálisis en las piernas se olvidan del movimiento de cómo caminar, entonces se les tiene que simular el cómo hacerlo. Lo que hace la pierna es que de manera automatizada va a mover a diferentes velocidades la pierna de la persona a rehabilitar y va a simular como si estuviera caminando de maneras distintas”.

El sistema además contará con un simulador en el que se les reflejarán paisajes distintos a los menores para que se estimulen a rehabilitarse.

Josué Rafael Sánchez, quien actualmente estudia la Maestría en Mecánica, trabaja en la segunda etapa del proyecto que consiste en un soporte para la cadera y la espalda porque no todos los niños son del mismo tamaño y peso.

“Ahorita lo que se tiene es un diseño que sea de fibra de vidrio; el soporte de aluminio se va a poder ajustar dependiendo de la medida del niño ya que no todos están a la misma altura”, dijo Rafael Sánchez.

Los investigadores esperan que a finales de este semestre tengan el ajuste de la cadera para culminar el rehabilitador; se piensa reclutar a dos estudiantes más de maestría para que terminen la estructura de un sistema de escala que es la colocación de una caminadora para que ahí puedan los niños ejercitarse.

A diferencia de otros rehabilitadores, los alumnos y maestros colocarán un sistema virtual que motive al paciente; por ejemplo que el niño tenga la sensación que camina en la arena.

Para realizar este proyecto, tanto maestros como alumnos han obtenido recursos por parte de Concyteg y hasta han puesto de su bolsillo para continuarlo.

Con este tipo de investigaciones, Karla Camarillo comentó que se busca promover la tecnología hecha por mexicanos para mexicanos, ya que los dispositivos que se importan tienen la capacidad para niños europeos.

Mielomeningocele…

Es un defecto de nacimiento en el que la columna vertebral y el conducto raquídeo no se cierran antes del nacimiento.

Esta afección es un tipo de espina bífida y se cree que se produce por la falta de consumo de ácido fólico durante el embarazo.

Según un reporte de estudios de la UNAM, el mielomeningocele es responsable de cerca del 75% de todos los casos de espina bífida y puede llegar a afectar a uno de cada 800 bebés.

Falta sensibilidad

La insensibilidad de la población en general es el más grande problema al que se enfrentan las personas con discapacidad.

Obdulia López Mares, directora de DIF municipal, informó que se está en constante sensibilización desde los puestos gubernamentales para tener una idea más precisa desde dónde deben apoyarse las distintas discapacidades.

En el Municipio se trabaja en un Centro Paralímpico, en donde se llevan a cabo talleres para integrar a las personas que lo requieran a la cotidianeidad y de este modo logren tener una vida independiente, Sergio Iturriaga es el encargado de manejarlo, hay que señalar que él mismo afronta una discapacidad.

“Se trabaja también en que cada obra nueva que haya en el municipio cuente con rampas y los mecanismos eficientes para que las personas puedan accesar a todos los espacios, que se tengan todos los medios para que se puedan mover con libertad”, explicó la Directora de DIF municipal.

En la comunidad se implementan campañas de sensibilización con talleres a directivos para ver cuáles son las necesidades de nuevos espacios y cubrirlas para una mejor atención.

Carecen de apoyo

Hace 6 años que Leticia Morales sufrió un accidente de tránsito que la dejó en una silla de ruedas, tenía entonces 30 años.

Ella tuvo una lesión en la médula que le cambió por completo la vida desde lo más cotidiano como moverse por la ciudad, en su casa misma y también trastocó su familia y la percepción de sí misma.

“La gente no se da cuenta, alguna sí y lo agradeces, con la que no, pues te acostumbras a que tienes que valerte por ti misma, es que uno cree que siempre va a estar bien y cuando menos acuerdas ya te quedaste en una silla de ruedas”, explicó Leticia.

Ella ve algunos obstáculos en la ciudad que comúnmente no se alcanzan a percibir, pero que sí hablan de insensibilidad, al menos, de distracción por parte de las autoridades y la población en general.

Cuando ella tiene que ir a hacer alguna diligencia primero tiene que andar por banquetas partidas y con agujeros que es difícil sortear en una silla de ruedas, luego tiene que encontrar alguna rampa, no puede tomar un autobús ya que pocos cuentan con elevador, sólo los que van al CRIT tienen este servicio.

Cuando no es mucha su prisa puede ir en su silla, lo que también presenta otras cuestiones, tiempos muy cortos en los semáforos, la consabida falta de rampas y también está la indiferencia.

“Hay veces que aunque uno tenga para tomar un taxi, los taxistas no se paran porque sabe que es tiempo el que se va a tardar uno en pasarse de la silla al carro, en que si hay que doblar la silla, guardarla, en eso se fijan y mejor no se paran”, explicó Leticia.

Una vez que llega a su destino, el Centro, por ejemplo, se encuentra con que hay infinidad de escalones, casi para entrar a cualquier dependencia de Gobierno tiene que pasar escalones que obviamente no puede subir, también están las puertas muy angostas y no hay baños en donde pueda caber su silla.

“En la Zona Centro, en Revolución no hay rampas, sí están los pasos muy bonitos, muy pintaditos, con sus semáforos y todo, pero pues uno quiere pasar ¿y luego? Pues no hay cómo, también hay que ver a los ciegos, no nos ayudan a ser más independientes, como que esperan que uno siempre traiga a alguien para hacer sus cosas y hay veces que no se puede”, dijo.

Además de que no pueden acompañarla siempre alguna de sus 2 hijas, ella no quiere hacerse dependiente, su casa la conserva con pocas adecuaciones, las necesarias solamente porque sabe que se enfrenta a un mundo hecho y pensado por quienes pueden ejercer todas sus facultades.

Para ella su discapacidad ha significado un mundo nuevo en el que sabe que las oportunidades son menores.

Fuente: am.com.mx