Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Su condición podría ser diferente con un trasplante de retina que no ha sido posible por falta de recursos.

El sueño de Enmanuel: poder ver y ser ingeniero

“Emmanuel” tiene sueños que le gustaría cumplir sin importar la condición que desde su nacimiento lleva a cuestas. Nació sietemesino con desprendimiento de retina y anhela poder ver no solo las pocas luces que distingue a lo lejos, sino todo su alrededor.

Su condición podría ser diferente con un trasplante de retina que no ha sido posible por falta de recursos.

“Yo quiero ser abogado, psicólogo, ingeniero, albañil y músico cuando sea grande”, expresó con ingenuidad y entusiasmo el pequeño de 10 años, mientras jugaba con sus compañeros de clases del Centro Nacional de Recursos Educativos para la Discapacidad Visual “Olga Estrella”.

Al igual que este pequeño, cientos de niños con discapacidad visual en el país sueñan con ser capaces de realizar cualquier actividad y ser entes productivos para la sociedad.

Condición
La baja visión es una disminución de la agudeza visual en ambos ojos que no se puede corregir con lentes. El defecto puede producirse por afecciones en la córnea, cristalino o retina. Puede ser hereditario, congénito o adquirido, explicó la cirujana oftalmóloga Yesenia Matos, del centro “Ver Kids”. Matos detalló que entre las causas más frecuentes de baja visión en niños están las cataratas congénitas, que pueden ser reversibles; glaucoma congénito, retinopatía del prematuro y menos común anoftalmo y criptoftalmo.

Única escuela especial
El país solo cuenta con una escuela para niños ciegos, por lo que se dificulta que los pequeños con esta condición puedan recibir educación y lleguen a ser profesionales en cualquier área en un futuro.

El Centro Nacional de Recursos Educativos para la Discapacidad Visual “Olga Estrella” es la única institución educativa que brinda atención a niños y adolescentes con discapacidad visual, sordo-ceguera y retos múltiples.

Hay 660 estudiantes matriculados en el centro, de los cuales más del 50 por ciento están incluidos en escuelas normales ubicadas en diferentes puntos del país.

María Pastora Reyes, directora de la escuela, explicó que el centro tiene un equipo de 27 profesores itinerantes que se desplazan a diferentes puntos del país.

Reyes dijo que la subvención que reciben del gobierno para gastos operativos y mantenimiento, unos 400 mil pesos mensuales, es insuficiente para cubrir equipos y materiales.

El psiquiatra infanto-juvenil, José Miguel Gómez Montero, explicó que a los niños con discapacidad cognitiva, visual, física motora, entre otras, hay que evaluarles su desarrollo integral y trabajar la parte emocional, sicológica y social.

Fuente: listin.com.do