Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Según un estudio de la afamada Universidad de Yale

Probabilidad de desarrollar discapacidad aumenta con la edad

Un grupo de investigadores de la afamada Universidad de Yale ha observado que la probabilidad de que una persona desarrolle alguna discapacidad con la edad, aumenta debido a los siguientes factores, padecer una enfermedad crónica o discapacidad cognitiva, poca actividad física, una menor coordinación motora, una mala función de extremidades inferiores, y la hospitalización.
También señala que las mujeres suelen ser más propensas a adquirir una discapacidad en sus últimos años que los nombres.

Los resultados basado en datos recopiplados en 12 años fue publicado en Annals of Internal Medicine, por un grupo de investigadores dirigido por Thomas Gill, profesor de Medicina Geriátrica en la Fundación Humana, y profesor de Medicina, Epidemiología y Salud Pública en la Universidad de Yale.

Con la edad, muchas personas ya no pueden caminar distancias cortas o conducir un automóvil, y aquellos con pérdida de movilidad a largo plazo tienen dificultades para recuperar su independencia. “Perder la capacidad de caminar de forma independiente no sólo conduce a una peor calidad de vida, en general, sino también a una incapacidad prolongada, y a una mayor tasa de aislamiento, muerte y depresión”, afirma Gill, que monitoreó a un grupo de 641 personas mayores de 70 años que podían caminar 40 metros sin ayuda al comienzo del estudio -todos los participantes podían realizar actividades esenciales de la vida diaria, como bañarse y vestirse.
Gill y su equipo evaluaron a los participantes -según los cambios en el potencial de los factores de riesgo de discapacidad- cada 18 meses, entre 1998 y 2008. Además, los investigadores evaluaron la movilidad de los participantes cada mes. Durante el transcurso de la investigación, aquellos que afirmaron necesitar la ayuda de otra persona para caminar 40 metros, fueron considerados como discapacitados, y aquellos que dijeron que no habían conducido un coche durante el último mes fueron considerados discapacitados para la conducción.

Sobre una base mensual, el equipo de investigación también evaluó la exposición de los participantes a las posibles causas de discapacidad, incluidas las enfermedades o lesiones que conducen a la hospitalización y a la actividad restringida -factores que aumentan la probabilidad de discapacidad a largo plazo.

Los investigadores concluyeron que los factores de riesgo múltiples, junto con la consiguiente enfermedad y las lesiones que conducen a la hospitalización y a la actividad restringida, se asocian con una mayor probabilidad de desarrollar, a largo plazo, una discapacidad para caminar o conducir.

Fuente: EuropaPress