Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Chile

Mujeres discapacitadas, salud sexual y reproductiva

Este pasado jueves se presentó en el Salón Rojo del Palacio Municipal, el estudio titulado "Derechos sexuales y reproductivos de las mujeres con discapacidad. Estudio sobre la accesibilidad de los servicios de salud en Montevideo".

En diálogo con Espectador.com, la coordinadora del estudio Natalia Mattioli, explicó que esta investigación evidencia las dificultades de estas mujeres en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos y el acceso a los servicios de salud en Montevideo, pero principalmente deja de manifiesto la falta de capacitación del personal encargado de los servicios de salud ante las especificidades que estas requieren.

Con la presencia del equipo encargado de la investigación, representantes de organizaciones de mujeres discapacitadas y responsables de las divisiones de salud y accesibilidad de la comuna departamental, se presentó el estudio realizado entre setiembre del 2010 y julio del 2011 en diferentes centros de salud, que involucran tres hospitales nucleados en ASSE, tres policlínicas municipales y tres centros privados, además de una encuesta a 140 mujeres con diferentes tipos de discapacidad.

La investigación fue desarrollada en Montevideo a cargo de la Secretaría de Gestión Social de la Discapacidad de la Intendencia de Montevideo, con el apoyo de ONU Mujeres.

Mattioli destacó que el responsable de la División Salud de la Intendencia de Montevideo, Pablo Anzalone, se comprometió a realizar “en el mes de marzo una capacitación en las policlínicas, y una sensibilización sobre como reducir las barreras a las cuales se enfrentan estas mujeres”.

Además de los problemas de capacitación, existen otras barreras tambien identificadas en el estudio, referente a las infraestructuras de los centros de salud y las herramientas médico-sanitaria como la camilla ginecológica y el mamógrafo; así como también comunicacionales, que tienen que ver con la discapacidad sensorial y mental o barreras en el acceso a la información, relacionadas con que el personal de la salud en general desconoce las necesidades específicas de las mujeres con discapacidad, además los prejuicios, estigmas y estereotipos culturalmente atribuidos a estas ciudadanas.