Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Discapacitados en Centroamérica

Las escasas estadísticas existentes dificultan la atención

El vicepresidente salvadoreño, Salvador Sánchez, afirmó recientemente que en Centroamérica "hay datos dispersos", que "manejan diferentes instituciones", sobre personas con discapacidad, y afirmó que en el caso de El Salvador existen "censos" sobre la situación, pero "no una investigación a fondo".

Sánchez visitó Ecuador para participar en el primer encuentro de vicepresidentes por la democracia y la solidaridad América sin Barreras, que reúne a los segundos mandatarios y otros delegados de once países de América Latina y el Caribe.
"La población anda por más de 255.000 personas con discapacidad (en El Salvador), pero hay datos que hablan de un número mayor y la atención a esas personas no está llegando, porque primero se desconoce un dato exacto", dijo Sánchez.
El vicepresidente remarcó que "el desconocimiento de esta población hace difícil que las políticas públicas puedan ser efectivas".
Por su parte, el asesor médico de la Vicepresidencia de Ecuador, Alex Camacho, dijo a Efe que, con diferentes particularidades en cada país, la mayoría de "barreras" con las que se enfrentan cada día los discapacitados son principalmente "físicas, comunicacionales de acceso a la educación y a la salud".
A lo largo de 2010 en Ecuador se realizó la Misión Solidaria Manuela Espejo, con la finalidad de cuantificar el número de discapacitados en el país que, según un informe gubernamental presentado la semana pasada, asciende a 294.166 personas.
Estudios similares se llevaron a cabo en los últimos años también en Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, y San Vicente y las Granadinas.
Camacho subrayó que ahora no sólo se tiene que continuar con "el proceso de diagnóstico", sino también dar "respuestas en cuanto ayudas técnicas", y destacó que es necesario abrir un mercado regional para la fabricación y distribución de este tipo de ayudas.
El médico enfatizó que éste es el primer encuentro regional para atender a las necesidades de los discapacitados, pero señaló que espera que "no será el único", porque estas personas "han sido las olvidadas dentro de las más olvidadas".