Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

¿Te enamorarías de una persona con discapacidad?

La frase ‘el amor no tiene barreras’ es una expresión bonita que la mayoría de la gente asocia con distancia, edad, condición social u orientación sexual, pero qué pasaría si nos referimos a una discapacidad física o mental importante.

El especialista sexólogo Fernando Bianco explicó que “hay una doble moral en la sociedad que trata de que uno no diga las cosas privadas”, durante una entrevista en el programa Entre Iguales, de Venezolana de Televisión, conducido por Mariely Valero, periodista con discapacidad visual.

“Hay que comprender que el ser humano, desde que nace hasta que muere, se ve estimulado a responder independientemente de que tenga una lesión de cualquier tipo”, aclaró.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) describe a la discapacidad como el término que se usa para definir una deficiencia física o mental, como la discapacidad sensorial, cognitiva o intelectual, la enfermedad mental o varios tipos de enfermedades crónicas.
Actualmente la población mundial es de siete mil millones de personas y más de un mil millones sufre algún tipo de discapacidad (una de siete).

El doctor en medicina, fundador y exdirector del Centro de Investigaciones Psiquiátricas, Psicológicas y Sexológicas de Venezuela, afirmó que “las personas que están discapacitadas siguen sintiendo, deseando y lo que hay que enseñarlas es a utilizar la ‘Teoría del déficit’, utilizar la parte sana que le quedó para activar la función sexual, para disfrutar de la función sexual y para que esa persona pueda tener un sexo justo”.

Contó que hay mucha gente que tiene paraplejia (parálisis de la mitad inferior del cuerpo que se debe a una lesión nerviosa en el cerebro o en la médula espinal) y tiene función sexual porque se puede lograr; hay gente que tiene problemas con algún órgano sentido, el olfato, gusto, la vista y los otros órganos sentidos suplen esa ausencia.

“Lo importante es que la persona con discapacidad debe entender que mientras su corazón lata todo va a latir y, después, que entienda que tiene que tener un cambio de actitud”, agregó Bianco.

Los publicistas

La conductora Valero comentó sobre el estereotipo de la perfección en los medios de comunicación que silencian la sexualidad en personas con discapacidad, a lo que el doctor acotó que “aún no le han encontrado la vuelta los publicistas” porque el día que lo hagan “van a explotar ese mercado”.

Bianco expuso que las personas que tienen problemas en su intelecto, un grado de retardo mental, también sienten, disfrutan y gozan.
“Tienen una frecuencia sexual alta es porque no hay un dominio… la fuerza social que trata de dominar tu función sexual no es efectiva. En eso, el retardado mental tiene más libertad en su expresión”, dijo.

El hecho de que una persona sea epiléptica no le impide que disfrute de la función sexual, inclusive la relajación que da la función sexual puede ayudarlo a que esos ataques sean menos frecuentes. La persona que tiene relaciones con una persona epiléptica tiene que saber cómo manejar la crisis si se llegara a producir durante el precoito o el orgasmo. Si la persona tiene una parálisis o una cuadriplejia hay formas de activar la función sexual.
Hay que aprender a tener una actitud de que se puede, y después someterse al proceso de aprendizaje.

La pregunta

En esta edición del espacio televisivo Entre Iguales, Dhayira Navas, moderadora con discapacidad intelectual, y Eduaín Ereú, moderador con discapacidad motora, para la sección “Así lo dicen”, salieron a la calle a realizar una encuesta con una pregunta: ¿Cree usted posible que puede existir una relación apasionada y amorosa entre una persona con discapacidad y una persona sin discapacidad?

-¡Por supuesto! Eres un ser humano. No tienen ningún obstáculo en lo absoluto, respondió una señora.
-Por supuesto que sí, porque en una relación lo más importante es el sentimiento y la parte humana en que cada uno de nosotros existe, contestó un señor.
-Si existe el amor, no hay nada que impida a una persona con discapacidad y otra sin discapacidad, al contrario, el éxtasis del amor está allí, opinó una chica.
¿Se enamoraría usted de una persona como yo?
-¡Claro! ¿Por qué no? Eres muy simpático, le piropeó.
-Sí, claro que sí.
-¿Por qué?
-Porque somos humanos y somos iguales.
¿Te enamorarías de mí y por qué?, preguntó Navas.
-Todas las personas tienen derecho a enamorarse, indicó un joven.
-La diferencia está en que no quieren aceptarlo los que no opinan de la misma manera, pero eres una persona igualita que todos los demás, ni más ni menos, consideró otro señor.
-Yo estoy enamorado de ti porque la diferencia hace que tú y yo coincidamos en un concepto fundamental que mueve la vida que es el amor, resumió otro encuestado.
La sexualidad es un tema que no se toca con frecuencia y menos enfocado desde la discapacidad, pero es una función básica del ser humano que no discrimina entre quien tenga o no discapacidad. 

Fuente:http://vtv.gob.ve