Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Argentina. En Cipolletti, como en todo el país, se recortaron fondos de asistencia social.

Gran temor por la quita de pensiones a discapacitados

Como en el resto del país, la bronca, el dolor y la preocupación cunden en Cipolletti por las bajas de pensiones para discapacitados -y también por otros tipos de situaciones sociales- que se venían otorgando a nivel nacional y que, sin aviso previo de ningún tipo, han empezado a recortarse. Por eso, ya se está preparando la presentación de recursos de amparo colectivos para demandar la restitución de los derechos conculcados.

De acuerdo con las referencias disponibles, sumadas solamente cuatro ciudades de Río Negro, habría ya más de 400 casos de personas, en su gran mayoría discapacitadas, que habrían sufrido por el ajuste en marcha en el Ministerio de Desarrollo Social, que está a cargo de Carolina Stanley.

Al drama de los que ya se han informado de la caducidad de su beneficio social, y que por ende ya no cobran un peso, se suma el temor existente en el gran número de discapacitados a los que el mes próximo les puede tocar la mala nueva.

Ante lo que considera “una vergüenza” y un “avasallamiento” de derechos reconocidos en los planos internacional y nacional, la abogada y ex senadora María José Bongiorno, con el respaldo de las autoridades de la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia, empezó ayer a atender en forma gratuita a los damnificados y a quienes buscan saber qué será de su futuro en lo inmediato. Lo hará al menos hasta mañana en el horario de 16:30 a 18. Mañana ya tiene definido presentar el primer recurso de amparo en la Justicia Federal, por considerar que solo a través de esta instancia se podrá revertir los casos ya consumados.

“Lo que han hecho es inconstitucional y lesiona derechos consagrados en convenios internacionales”, enfatizó. Recordó que en el país son 5.100.000 las personas con discapacidad, de las que cerca de 1.500.000 venían percibiendo el beneficio.

En su primera jornada de atención, atendió unas 20 personas, de las que seis ya dejaron de percibir la pensión. Además de casos por discapacidad, entre las bajas hay una por madre de siete hijos y otra por otro ítem social en vigencia.

Bongiorno fue categórica en cuanto a que las pensiones son un derecho adquirido y que, como tal, no puede ser quitado de ninguna forma. Sin embargo, los recortes están marchando.

Fuente:lmcipolletti.com