Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Instituto Nacional de Rehabilitación (INR)

Restaurar el funcionamiento de la vejiga en una paciente con lesión medular

México realizó por primera vez en forma exitosa, en el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), el implante de un dispositivo para restaurar el funcionamiento de la vejiga en una paciente con lesión medular, convirtiéndose así en el tercer país latinoamericano que efectúa este procedimiento.

Casi 90% de las lesiones de médula espinal son ocasionadas por accidentes automovilísticos y el resto por enfermedad, situación que afecta en especial a la población joven.

Las lesiones más graves pueden dañar los sistemas de regulación del intestino y la vejiga; en los hombres también afecta la erección. Pero con el nuevo dispositivo es posible recuperar las funciones fisiológicas con solo apretar el botón deseado.

“Con el dispositivo se logra preservar la función renal, se evitan infecciones en vías urinarias, se impide que la orina regrese a los riñones y en general les ofrece una mejor calidad de vida a los pacientes, ya que con apretar el número uno, pueden orinar; con el dos, defecar, y en el caso de los varones, con el número tres se provoca una erección”, explica Sergio Durán Ortiz, urólogo titular del Servicio de Neurourología, quien llevó a cabo este primer implante en el INR.

Thalía Teresita es una paciente de 27 años, oriunda de Tuxtepec, Oaxaca, quien sufrió lesión medular a causa de un accidente hace nueve años. Al conocer la posibilidad de acceder a esta nueva tecnología se realizaron los estudios pertinentes para saber si era candidata, lo cual al final se confirmó.

“Me cambió la vida. Ya puedo ir a restaurantes, salir con mi familia, convivir con amigos… Es difícil expresar qué bien me siento después de varios años conectada a una sonda. Hoy estoy tranquila”, dice la paciente.

Agrega que uno de sus mayores problemas era sufrir de crisis de disreflexia, que es resultado del taponamiento de la sonda que portaba, lo cual le generaba dolor intenso al grado de desmayo, escalofríos, y riesgo de muerte.

“Ahora llevo una vida normal, no tengo limitaciones en dieta, consumo los alimentos y bebidas que se me antojen: ya vivo más tranquila”, expresa Thalía.

Precisiones

El término lesión medular se refiere a los daños sufridos en la médula espinal a consecuencia de un traumatismo; por ejemplo, un accidente de coche, caídas de trabajo, heridas de arma de fuego o una enfermedad o degeneración (cáncer, tumores, etcétera).

Los síntomas, que dependen de la gravedad de la lesión y su localización en la médula espinal, pueden incluir la pérdida parcial o completa de la sensibilidad o del control motor en brazos o piernas e incluso en todo el cuerpo.

Las lesiones medulares más graves afectan a los sistemas de regulación del intestino, la vejiga, la respiración, el ritmo cardiaco y la presión arterial. La mayoría de las personas con lesiones medulares sufren dolor crónico y tienen vejiga neurogénica.

Esta condición consiste en la pérdida de la función normal de la vejiga a causa de un daño parcial en el sistema nervioso. El daño puede hacer que esta pierda la capacidad para poder almacenar y vaciarse correctamente; esta condición puede padecerla cualquier persona a cualquier edad, mermando la calidad de vida no solo del paciente sino también de toda la familia, comenta Sergio Durán.

El urólogo explica que mediante cirugía el dispositivo de última generación se conecta directamente a los nervios que comandan la motricidad de la vejiga, lo que permite a los pacientes recuperar sus funciones fisiológicas.

“Con el implante de SARS (Estimulador de Raíces Posteriores Sacras), México se convirtió en el tercer país latinoamericano en aplicar este tratamiento, detrás de Chile y Colombia”, precisa.

Previo al uso de este dispositivo el tratamiento consistía en la colocación de una sonda Foley o un cateterismo intermitente, para que el paciente pudiese realizar sus necesidades fisiológicas.

Cabe destacar que 90% de las lesiones de médula espinal es ocasionado por incidentes que afectan a la población joven. Las más graves pueden dañar los sistemas de regulación del intestino y la vejiga. Del total de personas afectadas, el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) atiende a 10 por ciento.

Durán Ortiz, integrante de la División de Rehabilitación Neurológica, asevera que se cuenta con tratamiento de punta para este padecimiento y declara su orgullo por ser parte de una institución que tiene todo para brindar la mejor atención.

A la presentación de este caso de éxito asistieron la jefa de División del Servicio de Rehabilitación Neurológica, Jimena Quinzaños Fresnedo, así como Ramiro Pérez Zavala, jefe de Lesión Medular del INR, y el padre de la paciente.

Fuente:vertigopolitico.com