Está usted en: Productos de apoyo -> Domótica

Diseñado por Virginia Allende Alegre, ingeniera en Sistemas de Telecomunicación

Un sistema permite guiar la silla de ruedas con movimientos de cabeza

La palentina Virginia Allende Alegre, ingeniera en Sistemas de Telecomunicación, ha diseñado un sistema de reconocimiento facial que permite a las personas tetrapléjicas guiar su silla de ruedas con simples y ligeros movimientos de cabeza a través de una conexión inalámbrica Bluetooth.

El proyecto pretende integrar una solución para discapacitados con lesiones motoras severas pero "conscientes de la realidad que les rodea" y capaces de desarrollar alguna actividad por sí mismos si se les proporciona la tecnología adecuada.

El dispositivo incluye un software de reconocimiento y seguimiento facial y ocular que permite reconocer la cara y los ojos del usuario a través de un vídeo grabado en la web- cam de un ordenador y que, a partir de la posición inicial de la persona, detecta si la postura actual pasa los umbrales previamente establecidos. De esta forma, se comprueba si hubo movimiento y en qué dirección.

A partir de ahí, la aplicación envía las órdenes mediante un puerto de serie asignado al Bluetooth del ordenador y permite que un aparato eléctrico entre en movimiento, según explica Allende, quien señala que el trabajo está pensado para una silla de ruedas por la importancia que ésta tiene para los discapacitados que carecen de movilidad en brazos y piernas pero que es extensible a cualquier robot.

De hecho, la idea originaria de esta ingeniera, estudiante de Organización Industrial en la Universidad de Valladolid (UVA) y fundadora de la asociación Robótica Miranda de Palencia, era poder mover objetos a distancia o poder cambiar el volumen o los canales de la televisión para facilitar así la vida a los afectados de tetraplejia.

"Se trata de dotar de aplicaciones domóticas la casa de un discapacitado, algo difícil de conseguir totalmente pero en lo que se está trabajando", indica esta joven vinculada a la robótica desde hace siete años, quien incide en que equipos de Salamanca trabajan asimismo en una propuesta similar.

Virginia Allende fue segunda finalista por esta iniciativa en los premios 'Pon en valor tu investigación' del Parque Científico de la UVA y el Proyecto de Transferencia Universidad-Empresa (T-CUE), con los que se pretende ofrecer un cauce a los emprendedores para que desarrollen sus ideas en un entorno empresarial.

No obstante, ella reconoce que no se embarcó en el proyecto con la intención de convertirlo en empresa y que por tanto, cuando tenga listo el prototipo lo ofrecerá a las asociaciones de discapacitados para que sean éstas las que hagan llegar las sillas de ruedas automatizadas a los usuarios interesados. "Es algo asequible, sólo hay que adaptar el aparato electrónico a una silla normal", asevera.