Está usted en: Incontinencia -> Noticias

Hollister lanza Onli, nueva sonda hidrofílica lista para usar con tecnología vaporfílica

Hollister, compañía que desarrolla, fabrica y comercializa productos sanitarios para el cuidado de la ostomía y la continencia, consolida su apuesta por la innovación con el lanzamiento de la sonda intermitente Onli. Se trata de una sonda pionera en España que incorpora la tecnología propia de Hollister conocida como Vaporfílica. Esta tecnología única hace que la sonda esté pre-hidratada y lista para su uso, gracias a la acción del vapor de agua estéril sobre el recubrimiento hidrofílico de la sonda.

Onli ha sido desarrollada con la colaboración de profesionales expertos en sondaje intermitente y de pacientes en Europa, que han intervenido en el proceso de diseño, el desarrollo y la fase de prueba.“Gracias a la tecnología única de Onli, desde Hollister ayudamos al cuidado integral de la persona y contribuimos a hacer su vida mucho más digna y sencilla”, indica Lucía Becerra, Directora de Marketing de Hollister.

“Onli es la sonda que tiene la apertura más fácil de todas las opciones que existen. El envase se abre con facilidad, incluso en el caso de personas que tienen poca destreza manual. A menudo el paciente se encuentra con barreras físicas antes de sondarse. Se enfrenta a envases cuya apertura no es intuitiva, o bien requiere una precisión y fuerza excesivas por lo que corre el riesgo de provocar derrame de grandes cantidades de líquido y mancharse. Onli supera todos esos obstáculos e integra el sondaje dentro de la vida diaria de la persona por lo que favorece su adherencia al tratamiento”, añade Lucía Becerra.

Onli favorece la prevención de ITUs a través de su suave inserción y retirada con técnica No-Tocar. Además, gracias a tecnología Vaporfílica que lubrica la sonda, tiene un bajo coeficiente de fricción para garantizar el mejor cuidado uretral. También cuenta con ojos de drenaje termopulidos. “A veces el paciente con menor sensibilidad uretral puede estar dañando su uretra sin saberlo al usar sondas con una lubricación no homogénea y con coeficientes de fricción altos”, concluye Lucía Becerra.

Entre un 3% y un 12% de pacientes con patologías como tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares, esclerosis múltiple, diabetes mellitus, extrofia vesical o espina bífida necesitan sondaje intermitente para poder vaciar completamente su vejiga. También es el caso de las personas con lesión medular. En España aproximadamente hay 25.000 personas en esta situación, de los cuáles, unos 8.500 al año necesitan sondarse varias veces al día con una sonda intermitente.

No sondarse con la frecuencia necesaria o no vaciar completamente la vejiga conlleva una serie de problemas graves para la salud y la preservación renal. “Cuando la vejiga no se vacía completamente, aumenta la presión. Eso puede derivar en infecciones de orina y problemas de reflujo, que en muchos casos pueden dañar los riñones gravemente. De hecho, no hace mucho, en los años 50, la mayoría de las muertes de los lesionados medulares se producían por infecciones de orina porque las personas no vaciaban su vejiga”, añade el Vicepresidente de ASPAYM.