Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Realidad virtual para tratar la paraplejia

Un equipo de científicos consiguió reactivar ciertos movimientos en las extremidades inferiores de pacientes con paraplejia utilizando la realidad virtual, según informa la revista Scientific Reports. Los investigadores de la Universidad de Duke (EEUU) llevaron a cabo un estudio de 12 meses en el que participaron ocho pacientes con paraplejia.

Los resultados sugieren que la tecnología de realidad virtual es capaz de ayudar a restaurar la movilidad en los pacientes con lesiones crónicas de médula espinal. Mediante la simulación de las partes del cerebro asociadas al movimiento de las piernas a través de la realidad virtual, los pacientes lograron aprender de nuevo cómo generar el movimiento.

Los pacientes fueron equipados con Oculus Rift —un casco de realidad virtual—, un gorro que mide la actividad de las ondas cerebrales y un dispositivo con retroalimentación táctil vibrante para que tuvieran una experiencia más realista. Después, tenían que mover su avatar —un jugador de fútbol— por un estadio e imaginar que eran sus propios cuerpos los que hacían los movimientos.

Así, los investigadores descubrieron que, a través de la simulación de los movimientos mediante la tecnología de realidad virtual, los discapacitados lograron recuperar algunas funciones neurológicas relacionadas con el movimiento de las extremidades inferiores que habían estado inactivas a causa de las lesiones, indica el medio.

Así, los ocho pacientes volvieron a moverse y a sentir las extremidades inferiores. La mitad de ellos, anteriormente clasificados como pacientes de parálisis completa, pasaron a la categoría de parálisis parcial.

A pesar de que todavía queda un largo camino por recorrer antes de que la tecnología de realidad virtual se integre en la asistencia sanitaria, el progreso hecho con la ayuda de esta tecnología podría abrir nuevos horizontes en el ámbito del tratamiento de la discapacidad física. Así, de combinar este enfoque con los exoesqueletos médicos, sería posible ayudar a los discapacitados a moverse y 'entrenar' no solo las neuronas, sino también los músculos atrofiados.