Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Bajo prescripción médica y tratado farmacológicamente

El cannabis ayuda a cicatrizar las fracturas óseas

El cannabis –marihuana, hachís– se ha utilizado como un remedio médico por las sociedades de todo el mundo durante siglos. Sin embargo la aplicación terapéutica de la marihuana se proscribió en casi todos los países en las décadas de 1930 a 1940 debido al conocimiento cada vez mayor de los peligros de la adicción. Apenas en tiempos recientes se ha vuelto a investigar las ventajas médicas significativas de la marihuana para aliviar los síntomas de enfermedades como la de Parkinson, el cáncer y la esclerosis múltiple.

En un nuevo estudio publicado en Journal of Bone and Mineral Research por investigadores de la Universidad de Tel Aviv y la Universidad Hebrea se analiza otra nueva aplicación médica promisoria para la marihuana. Según la investigación, la administración del componente cannabinoide no psicoactivo cannabidiol (CBD) ayuda significativamente a cicatrizar las fracturas óseas.

El estudio, realizado en ratas con fracturas de la parte media del fémur, reveló que CBD - aun cuando se aislé del tetrahidrocannabidiol (THC), el principal componente psicoactivo del cannabis – notablemente mejoró el proceso de cicatrización del fémur después de sólo 8 semanas.

La investigación fue dirigida en forma conjunta por el Dr. Yanquel Gabet del Laboratorio de Investigación Ósea en el Departamento de Anatomía y Antropología en la Facultad de Medicina Sackler de la TAU y el finado Profesor Itai Bab de Laboratorio Óseo de la Universidad Hebrea.

Potencial clínico innegable

El mismo equipo, en una investigación previa, descubrió que los receptores de cannabinoides en nuestros cuerpos estimulaban la formación de hueso e inhibían la pérdida de hueso. Esto allana el camino hacia el empleo futuro de fármacos canabinnoides para combatir la osteoporosis y otras enfermedades relacionadas con los huesos.

«El potencial clínico de los compuestos relacionados con cannabinoide simplemente es innegable a este punto», dijo el Dr. Gabet. «Si bien todavía hay mucho trabajo por hacer para desarrollar tratamientos adecuados, está claro que es posible derivar un objetivo terapéutico clínico de la psicoactividad del cannabis. CBD, el principal compuesto en nuestro estudio, es principalmente antiinflamatorio y no tiene psicoactividad».

Según el Dr. Gabet, nuestros cuerpos están equipados con un sistema cannabinoide, que regula tantos sistemas vitales como no vitales. «Solo respondemos al cannabis porque estamos construidos con compuestos y receptores intrínsecos que también pueden ser activados por compuestos de la planta cannabis», dijo. Los investigadores descubrieron que el propio esqueleto es regulado por cannabinoides. Incluso el añadir un compuesto no psicógeno que actúa fuera del cerebro puede afectar al esqueleto.

Extracción de los componentes

«Descubrimos que el CBD solo fortalece los huesos durante la cicatrización, intensifica la maduración de la matriz colagenosa, que proporciona la base para la nueva mineralización de tejido óseo», dijo el Dr. Gabet. «Después de tratarse con CBD, el hueso cicatrizado será más difícil de romperse en el futuro».

Los investigadores inyectaron a un grupo de ratas CBD solo y a otro una combinación de CBD y THC. Después de evaluar la administración de THC Y CBD en forma conjunta en las ratas, observaron que CBD solo proporcionaba el estímulo terapéutico necesario.

«Descubrimos que CBD solo es lo suficientemente eficaz para intensificar la cicatrización de las fracturas», dice el Dr. Gabet. «Otros estudios también han demostrado que CBD es un compuesto inocuo, lo que nos conduce a creer que debiéramos continuar esta línea de estudio en ensayos clínicos para evaluar su utilidad en el mejoramiento de la cicatrización de las fracturas humanas».