Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Suficientemente barata para realizarse en prácticamente cualquier laboratorio clínico

Prueba barata de laboratorio que identifica infecciones resistentes en horas

Investigadores del Laboratorio Estatal de Salud Pública de Oregon, en Estados Unidos, han modificado el protocolo para una prueba relativamente nueva para una peligrosa forma de resistencia a los antibióticos, aumentando su especificidad al 100%, de modo que podrá proporcionar resultados en horas, y es simple y lo suficientemente barata para realizarse en prácticamente cualquier laboratorio clínico.

La prueba, llamada 'Carba NP', originalmente desarrollada por Patrice Nordmann y Laurent Poirel, de la Universidad de Friburgo (Suiza) y Laurent Dortet, del Hospital Universitario de la Escuela de Medicina del Sur de París (Francia), se ha presentado en la 54 Conferencia sobre Agentes Antimicrobianos y Quimioterapia de la Sociedad Americana de Microbiología.

En concreto, permite una rápida identificación de Enterobacterias resistentes a carbapenemas (CRE, por sus siglas en inglés), a menudo denominadas como "superbacterias" por su capacidad de resistir a la mayoría de los antibióticos más importantes.

Las carbapenemas son una clase importante de antibióticos de gran alcance para el tratamiento de infecciones graves causadas por bacterias Gram negativas resistentes a múltiples fármacos y se trata de enzimas producidas por algunas bacterias que inactivan estos antibióticos.

"Durante la última década, las CRE productoras de carbapenemas (CP-CRE) se han extendido rápidamente por todo el mundo y se consideran en la actualidad un urgente problema de salud pública por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés)", afirma una de las autoras del estudio, Karim Morey, del Laboratorio Público de Salud del Estado de Oregon, en Estados Unidos. "La detección oportuna de CP-CRE es fundamental para el cuidado del paciente y el control de la infección", añade.

La reacción en cadena de la polimerasa (PCR), una prueba basada en el ADN, es actualmente el estándar de oro para la detección de CRE, pero es cara y requiere de un equipo que muchos laboratorios simplemente no tienen, especialmente en los países de bajos ingresos que son grandes reservorios de CRE. 'Carba NP' es una prueba mucho menos costosa que la mayoría de los laboratorios pueden pagar, según sus creadores.

En este estudio, Morey y sus colegas evaluaron la capacidad de la prueba 'Carba NP' para identificar correctamente 59 de los 201 aislados clínicamente como productores de carbapenemasas. Mediante el uso de un protocolo de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, publicado anteriormente, se identificó correctamente el 92 por ciento como productores de carbapenemasas, incluyendo todas las cepas de NDM-1 y KPC, dos tipos importantes de CRE.

Cuando se ajustó el protocolo para aumentar el tamaño del inóculo y se probó de nuevo, se alcanzó un cien por cien de sensibilidad, con un tiempo medio para completar una prueba de 2,5 horas. "Llegamos a la conclusión de que la prueba 'Carba NP' es altamente sensible, específica y reproducible para la detección de la producción de carbapenemasa en un grupo diverso de organismos", destaca Morey.

Este trabajo se realizó como parte del Organismo de Resistencia a los Fármacos Coordinado por la Red Regional de Epidemiología, una iniciativa estatal para evitar la aparición y propagación de la CRE en el estado de Oregon y financiada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

También en el foro científico, Nordmann, Poirel y Dortet presentarán un nuevo método para la identificación de betalactamasas de espectro extendido (BLEE), otra forma peligrosa de resistencia a los antibióticos, directamente a partir de muestras de orina. Esta nueva prueba, que cuesta sólo unos pocos dólares y se puede implementar en casi cualquier laboratorio de microbiología, tiene una especificidad de más del 98 por ciento y tarda 20 minutos para obtener resultados en comparación con los métodos actuales que pueden llevar entre uno y dos días.