Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

El proyecto ha sido distinguido por la Fundación Madri+d

Investigadores españoles desarrollan exoesqueletos biónicos

Un equipo de investigadores del Centro de Automática y Robótica, integrado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), ha desarrollado exoesqueletos biónicos que ayuda a andar a personas con parálisis en las piernas, y que esperan poder explotar comercialmente.

Ahora el proyecto ha sido distinguido por la Fundación Madri+d con el Premio a la Mejor Idea Empresarial de Base Tecnológica, ya que el equipo liderado por Elena García Armada pretende transferir esta tecnología al mercado para explotar comercialmente exoesqueletos biónicos que ayuden a andar a personas con parálisis en las piernas.

Los exoesqueletos son dispositivos que se acoplan a las piernas y reproducen el funcionamiento del sistema locomotor humano. En el mundo existen más de 60 millones de personas que podrían beneficiarse de este avance tecnológico.

"Sin embargo, hoy es un mercado muy pequeño debido a un precio excesivo para el cliente y unas bajas prestaciones", explica García, quien ya trabaja en materializar el proyecto, para el que ya se ha elaborado un plan de empresa, cuyo nombre es Marsi Bionics, que "pretende hacer realidad esta idea de negocio". "Estamos actualmente en la fase de búsqueda de socios y financiación", señala.

Para la concesión del premio, el jurado de la Fundación Madri+d, dependiente de la Dirección General de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid, ha tenido en cuenta el contenido científico-tecnológico de la idea, el potencial de desarrollo y la capacidad tecnológica e industrial, además de las competencias y el compromiso del equipo promotor y la capacidad para generar nuevos fondos.

El galardón supone para García un reconocimiento a sus años de labor investigadora. "Y sería una satisfacción aún mayor poder ver transferido a la sociedad el fruto de este trabajo", añade.

El exoesqueleto ATLAS, que así es como fue bautizado el proyecto, se encuentra dentro de la clasificación de ortesis activa ya que se ideó para la asistencia de andar, no para el aumento de transporte de carga. El objetivo del proyecto era dar la posibilidad de apoyarse a una niña de un peso inferior a 25 kilos y ayudarla a salir a caminar a una velocidad moderada.

La niña con una tetraplejia, tenía 8 años y estaba afectada por una parálisis de las dos piernas y los brazos, debido a lesión de la médula espinal, y por lo tanto, no podía mover sus extremidades, ni controlar el torso para mantener el equilibrio.

Los investigadores recuerdan que los beneficios potenciales de estos dispositivos robóticos en la asistencia a personas con discapacidades físicas son impresionantes. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de investigación sobre el tema, son muy pocos los prototipos que tienen el rendimiento previsto