Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Seguimiento a más de 240.000 personas

Un estudio asocia la formación de cálculos renales con los biliares

Las personas que tuvieron cálculos renales tendrían alto riesgo de desarrollar cálculos biliares y viceversa. Se sabe que la obesidad, la diabetes y la alimentación poco saludable aumentan el riesgo de desarrollar ambos tipos de cálculos. Pero aun tras considerar esos factores de riesgo tan comunes, la relación entre ambas litiasis se mantuvo.

El estudio "exige que prestemos atención a esa asociación", opinó el doctor Brian Matlaga, urólogo de la Escuela de Medicina de la Johns Hopkins University, en Baltimore. El autor explicó que la formación y la composición de los cálculos en los riñones y en la vesícula biliar difieren: en general, los renales son de calcio y los biliares, de colesterol.

Los datos para el nuevo análisis provienen de tres estudios prolongados sobre enfermeras y médicos que respondieron cuestionarios sobre salud y estilo de vida, y que informaron toda enfermedad cada dos años.

El seguimiento de esas más de 240.000 personas duró entre 14 y 24 años. En ese período, se diagnosticaron 5.100 nuevos casos de cálculos renales y casi 18.500 de cálculos biliares.

Según los grupos (hombres, mujeres, mayores o jóvenes), haber tenido litiasis biliar elevó entre el 26 y el 32 por ciento el riesgo de desarrollar cálculos renales. Y entre el 17 y el 51 por ciento la posibilidad de padecer cálculos biliares, aun tras considerar el efecto de la edad, la diabetes, la hipertensión, el peso y ciertos patrones de la alimentación.

El equipo de Eric Taylor, del Centro Médico Maine, en Portland, consideró posible que una variación del tipo de bacterias intestinales predisponga de alguna manera a desarrollar ambos tipos de cálculos. Pero Taylor aclaró; "la verdad es que no sabemos" por qué están asociados.

En el estudio publicado en Journal of Urology, el equipo coincidió con Matlaga en que se necesitan más investigaciones para explicar si existe una causa común. Eso ayudaría a los médicos a prevenir o tratar los cálculos renales o biliares.

"Son dos tipos distintos de cálculos, de modo que la relación no va a ser algo simple", adelantó Taylor, quien sostuvo que los resultados "destacan la importancia de la alimentación y el peso saludables".