Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Estudio en ratas publicado en "Sciencie"

Un fármaco contra el cáncer mejora la regeneración axonal tras una lesión medular

La administración de paclitaxel (Taxol), uno de los fármacos más conocidos en el tratamiento del cáncer, descubierto en 1968, ha logrado reducir la cicatrización hipertrófica en modelo de rata con daños medulares y ha eliminado algunas de las barreras que impiden la regeneración axonal. Esta es la principal conclusión a la que ha llegado un grupo de investigadores del Instituto de Neurobiología Max Plack, de Alemania. Los resultados del trabajo se publican hoy en Science.

Los autores, coordinados por Frank Bradke, sugieren que la terapia con paclitaxel podría estimular la capacidad de crecimiento de axones dañados tras haber sufrido lesiones medulares. Junto a Farida Hellal, otra de las investigadoras, señala que tanto la cicatrización como la característica innata de los axones de no crecer tras sufrir daños están controlados por la dinámica de los microtúbulos, componentes del citoesqueleto.

Los autores basan su trabajo en que el paclitaxel actúa sobre los microtúbulos. En primer lugar, comprobaron su eficacia en la reducción de cicatrices administrando el fármaco a los animales en las zonas dañadas. Siete días después del daño, en los animales control aparecieron en la lesión laminina, fibronectina y colágeno IV, mientras que en los tratados con paclitaxel la presencia de estos componentes fue significativamente menor.

Según apuntan los autores, la acción del fármaco en el citoesqueleto de ratones afectados por daño medular ayuda a la estabilización de los microtúbulos a través de una variedad de procesos celulares, entre los que destaca una pérdida o transformación en la señalización del factor 8 de crecimeinto. Como resultado, han observado una reducción en la presencia de cicatrices, junto a un aumento de la capacidad de los axones para crecer de nuevo.

La estabilización de los microtúbulos previene la acumulación de condroitinsulfato proteoglicanos, lo que permite a los tejidos dañados ser más receptivos a la regeneración axonal y al aumento de neuronas sensoriales competentes. Los autores destacan el crecimiento de axones en el tracto rafe-espinal, lo que permite la aparición de mejoras funcionales significativas. Estos resultados podrían tener implicaciones terapéuticas, ya que el paclitaxel podría utilizarse en combinación con otras terapias para tratar en humanos las lesiones medulares.


(Science 2011; DOi: 10. 1026/science.1201148).