Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Investigación de la Universidad Estatal de Ohio

Un compuesto contra la epilepsia favorece la reparación de la médula espinal

¿Es posible reparar una lesión medular? Este tipo de herida interrumpe la comunicación entre el cerebro y la medula espinal, hecho que ocasiona la aparición de déficits neurológicos, así como discapacidad permanente. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos de la comunidad científica, pocas son las estrategias terapéuticas disponibles para paliar este problema.

La investigadora Andrea Tedeschi y su equipo de la Universidad Estatal de Ohio proponen el uso del fármaco gabapentina, pues de acuerdo con su trabajo, publicado por la revista "The Journal of Clinical Investigation", este compuesto favorecería la regeneración de los axones neuronales en ratones.

Al parecer, la gabapentina, usada para prevenir las convulsiones características de las crisis de epilepsia o bien para aliviar el dolor neuropático, bloquearía la subunidad alfa2delta2 de los canales dependientes de voltaje presentes en las neuronas corticoespinales, cuyos axones motores se extienden desde la corteza cerebral hasta la medula espinal. La expresión de alfa2delta2 aumenta tras una lesión medular, hecho que inhibe la ramificación y el crecimiento axonal.

Así pues, los científicos seccionaron la medula espinal de los ratones a nivel de la vértebra cervical número 5. El tratamiento con gabapentina se inició 1 hora después de la operación. Tras 30 días, los científicos observaron que el fármaco favorecía la reorganización del sistema corticoespinal, así como la formación de nuevos axones neuronales funcionales.

De forma interesante, trascurridos 4 meses desde la intervención e inicio de la terapia, los ratones recuperaron el 60 por ciento de la función de las extremidades anteriores. En cambio, los roedores del grupo de control, o placebo, tan solo colocaron de forma correcta los miembros superiores en el 30 por ciento de sus pasos. Asimismo, los animales tratados fueron capaces de extender los dedos de sus patas, hecho que indicaría el restablecimiento de la función muscular.

Antes de poder trasladar este hallazgo a la práctica clínica, Tedeschi y sus colaboradores señalan que resultará necesario establecer la cantidad de fármaco, así como la duración del tratamiento, necesarios para obtener resultados parecidos en humanos. No obstante, las conclusiones del estudio sugieren que la acción farmacológica contra alfa2delta2 podría ayudar en la recuperación de los pacientes tras una lesión medular.