Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Células madre pluripotentes inducidas (iPSCs

Japón probará el trasplante de iPSCs en lesionados medulares

Hideyuki Okano, de la Universidad de Keio en Tokio, Japón, ha participado en el 5th Internacional Spinal Cord Repair Meeting (ISCORE 2019), en Barcelona,  para exponer el ensayo clínico con células madre reprogramadas en personas con lesiones en la médula espinal.

Será la primera vez que se utilizarán células madre pluripotentes inducidas (iPSCs) para tratar este tipo de lesiones, después de demostrar resultados positivos en experimentación animal y de que un comité del Ministerio de Sanidad japonés aprobara, el pasado mes de febrero, el estudio.

La técnica consiste en reconvertir las células iPS de donantes en células precursoras neurales, que pueden convertirse en neuronas y células gliales. Posteriormente, se inyectarán esas células precursoras en el lugar de la lesión espinal (de 2 a 4 semanas después de la lesión).

También asiste el canadiense Michael G. Fehlings, jefe del Programa de la columna vertebral en el Hospital Toronto Western, que combina una práctica clínica activa en cirugía espinal compleja con un programa de investigación orientado a descubrir nuevos tratamientos para el cerebro y la médula espinal de los lesionados. Fehlings ha explicado: “Nuestro equipo multidisciplinario de investigadores está examinando la aplicación de células madre, nanotecnología e ingeniería de tejidos para la reparación y regeneración del sistema nervioso central”.

En el congreso se exponen avances tanto en el terreno básico como en el clínico. Victoria Moreno-Manzano, directora científica de esta cita e investigadora del Instituto Príncipe Felipe de Valencia, ha destacado que los avances que están actualmente en fase de desarrollo se deben al mejor conocimiento sobre cómo funciona el proceso de regeneración del sistema nervioso central y su plasticidad.

Según ha informado, se están probando, por ejemplo, moléculas (compuestos químicos) para la modificación de la excitabilidad de las neuronas que no funcionan con el fin de que recuperen su actividad. 

“Se conoce mejor la anatomía y eso se puede explotar para mejorar estrategias en terapia celular”, ha añadido. También se sabe ya que “el uso de precursores neurales de la médula espinal son los que presentan más eficacia en la regeneración de tractos motores, que eran los más difíciles de regenerar”. Además, se está usando información de epigenética para regenerar axones.

Mientras que, en el ámbito de la rehabilitación en crónicos, también está avanzando el uso de exoesqueletos, de la estimulación eléctrica y de su uso combinado.

Moreno ha asegurado que en los últimos años el conocimiento de los mecanismos de los procesos de regeneración neuronal ha aumentado causando así que surjan, finalmente, estrategias de éxito. ”Es un buen momento para entrar a investigar en este ámbito”, ha dicho. Y ha recordado, asimismo, aunque no hay presentación al respecto en el congreso, la terapia celular, el fármaco NC1, fruto de 20 años de investigaciones y la publicación de cuatro ensayos clínicos dirigidos por Jesús Vaquero, jefe de Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda.