Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Con electroestimulación no invasiva

El Institut Guttmann aplicará la estimulación que ha permitido andar a tres parapléjicos

El Institut Guttmann de Badalona aplicará en entre 30 y 40 pacientes la estimulación eléctrica de estudios estadounidenses como el que ha permitido andar recientemente a tres hombre parapléjicos. La estimulación se aplicará pero en un formato no invasivo, a la espera de obtener la aprobación de la Agencia Española del Medicamento, ha explicado el director docente del centro, Joan Vidal.

En concreto, trabajarán con investigadores estadounidenses que han demostrado en dos estudios el movimiento logrado por debajo de la lesión medular, y el instituto catalán tiene el permiso europeo para aplicar estos ensayos clínicos en pacientes para demostrar en cuáles funcionará.

ENSAYO CLÍNICO

Se trata de un ensayo clínico que se hará en 30 o 40 pacientes, "un número muy alto en investigación", y buscará lograr el mismo movimiento pero con esta técnica no invasiva, que sitúa los electrodos encima de la piel, y que prevén poder empezar en dos o tres meses, ha detallado.Empezará esta simulación gracias a una beca europea que ha recibido el instituto junto a la Universitat Autònoma de Barcelona, junto a un centro inglés y uno noruego, que lo comprobarán "en modelo animal para explicar por qué pasan estas cosas", porque actualmente se logran estímulos pero se desconoce exactamente por qué se producen estos efectos.

Esta estimulación, tanto si se hace de forma invasiva como si no, "tiene un proceso de rehabilitación prolongada"; la estimulación aumenta la excitabilidad de las neuronas en red por debajo de la lesión, lo que provoca movimiento, y estos movimientos se tienen que coordinar en un proceso de rehabilitación largo e intensivo, de aprendizaje motor, y se considera un tratamiento 'multimodal'.

EL SUEÑO DE VOLVER A ANDAR

Tres personas parapléjicas han cumplido el sueño de caminar de nuevo a pesar de sus lesiones medulares. Gracias a una terapia experimental en la Clínica Mayo (Estados Unidos), estos pacientes han logrado recuperarse parcialmente.

Una mejora que se ha logrado a través de una combinación de estímulos eléctricos en la médula espinal y una serie de ejercicios de rehabilitación.