Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Tratar lesiones medulares con células madre derivadas de la piel

Las células madre pluripotentes (iPS) son un tipo de células madre con la capacidad para diferenciarse en cualquier tipo de célula del organismo. Por tanto, y cuando menos en teoría, estas iPS pueden ser empleadas para crear órganos y tejidos sanos para reemplazar a aquellos deteriorados por una lesión o enfermedad o, simplemente, por el paso de los años. Tal es así que las terapias con iPS podrían suponer el futuro de la medicina regenerativa, cuando no de la Medicina –con mayúsculas– en general.

De hecho, en los últimos años ya se han logrado avances muy significativos con el empleo de estas iPS en distintas especialidades, caso de la cardiología. No tanto así en la neurología. Y es que el uso de células madre para obtener ‘nuevas’ neuronas –por ejemplo, para reemplazar las perdidas por una lesión medular– solo ha sido posible cuando se ha administrado un tratamiento inmunosupresor muy agresivo, por lo que el procedimiento resulta, simple y llanamente, inviable.

O así ha sido hasta ahora. Y es que investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.) parecen haber hallado la manera de emplear, por fin, células madre para tratar de forma eficaz y segura las lesiones medulares sin ningún tipo de inmunosupresión.

Como explica Martin Marsala, director de esta investigación publicada en la revista "Science Translational Medicine", "las promesas asociadas a las iPS son enormes, como también los son los retos que plantean. En nuestro trabajo hemos demostrado una estrategia alternativa: hemos cogido células de la piel de un cerdo adulto –una especie animal cuya médula espinal y sistema nervioso central tienen una anatomía y funcionalidad muy similares a las de los humanos–, las hemos reprogramado en células madre, y luego hemos inducido su ‘transformación’ en células progenitoras neuronales (NPC), destinadas a convertirse en células nerviosas. Y dado que son singénicas, esto es, genéticamente idénticas a las animal receptor, son inmunológicamente compatibles. Así, crecen y se diferencian sin tener que administrar ninguna inmunosupresión".