Está usted en: Noticias -> Actualidad

La mujer, que necesita asistencia médica cada dos horas, fue bajada desde un quinto piso en una silla por la Cruz Roja

Una empresa de ascensores deja sin servicio a una lesionada medular

Una empresa de ascensores dejó sin servicio un inmueble de la calle Cantábrico, en Monte Alto (A Coruña), en el que se encontraba una mujer, de 67 años, que sufre una grave lesión medular, según indicó Manuel Burque, actor gallego e hijo de la afectada

.El problema ocurrió el día de Año Nuevo cuando la mujer, que desde que padece esta enfermedad reside en una residencia de la calle Santo Tomás, fue llevada por sus allegados a la casa familiar, un quinto piso «para comer todos juntos», indicó Burque.

Cuando llegaron, sobre la una de la tarde, el ascensor funcionaba. «Sin embargo, al poco rato bajé a tomar un café con unos amigos y el elevador estaba averiado». Sí se encontraba en el portal un técnico tratando de reparar la máquina.Cuando Manuel subió para comer se percató de que el ascensor continuaba sin funcionar «y el técnico ya no estaba».

El hombre y sus familiares se pusieron muy nerviosos ante esta situación «porque mi madre necesita asistencia médica cada dos horas y a las cuatro tenía que estar de vuelta en la residencia».

Llamadas telefónicas

Llamaron a la empresa del ascensor, «que tiene servicio de urgencia de 24 horas», y un responsable les dijo «que nada podían hacer, que el elevador estaba bloqueado y que ni tan siquiera se podía bajar de forma manual». También se pusieron en contacto con la policía, «y de malas maneras nos contestaron que ellos no reparaban ascensores», contó Manuel Burque.

La necesidad de asistencia medica para la mujer era cada vez más acuciante y nadie parecía darle una solución. Sus familiares llamaron a Emergencias 112 Galicia «y nos recomendaron que alertásemos a la Cruz Roja. Vino un equipo y bajó a mi madre en una silla especial por las escaleras, con el riesgo que ello conlleva», manifestó Burque.

El hijo de la afectada echó de menos «un protocolo de actuación, una coordinación entre las distintas Administraciones para este tipo de casos. Imaginémonos que en vez del problema de mi madre se tratase de un infartado, ¿qué hubiese pasado?», se pregunta y cree necesario «tener más empatía, ponerse en la situación de los que tienen problemas».El ascensor quedó reparado «12 horas después. Inconcebible», indicó Manuel.